•  |
  •  |
  • END

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) previó este domingo una fuerte recesión en Latinoamérica en 2009, con bajas en las recaudaciones y aumento del desempleo, ante lo cual el organismo reorientará 6 mil millones de dólares para financiar los sectores productivos.

“Latinoamérica enfrentará una crisis muy distinta a las del pasado (...) Nos enfrentamos a un período de estancamiento en el crecimiento global, al menos todo 2009 y posible primer trimestre de 2010”, explicó en una reunión en Santo Domingo, Santiago Levy, Vicepresidente del BID.

Según el responsable, en este período el empleo “estará prácticamente parado”, con un consecuente incremento de la ocupación informal.

Ante estas expectativas, el BID decidió orientar 6 mil millones de dólares previstos para otras operaciones de asistencia en este contexto de crisis, a incentivar la producción de esta región.

Según Levy, este dinero servirá para abastecer “transitoriamente a la banca comercial internacional latinoamericana, las empresas y la banca comercial de los respectivos países”.

“El objetivo es hacer los mayores esfuerzos posibles para mantener el aparato productivo”, agregó.

Por otra parte, Levy llamó a los gobiernos de la región a no descuidar, mientras perdure la recesión, las áreas sociales, ya que sus consecuencias serían irreversibles en campos como la alimentación, la salud y la educación de la gente.

“La meta no es crecer, ya que será muy difícil (...), sino conservar la posibilidad de volver a crecer”, agregó.

Ayuda para enfrentar crisis
Recientemente el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, dijo: “Estamos preparados para responder a las necesidades de nuestros clientes. Esta crisis se originó fuera de nuestra región, pero puede tener serias repercusiones en América Latina y el Caribe”.

Moreno añadió que las naciones latinoamericanas hicieron grandes esfuerzos en años recientes para promover el crecimiento y reducir los niveles de pobreza. “Estos logros deben defenderse, y es por eso que el BID e instituciones colegas se están movilizando rápidamente”, agregó.

El nuevo Programa de Liquidez para el Sostenimiento del Crecimiento estará a disposición de los gobiernos de los países prestatarios del BID.

Su objetivo es proveer financiamiento a empresas de la región a través de bancos intermediarios, cuando éstos enfrenten problemas transitorios para acceder al crédito interbancario o a plazas internacionales por causa de la crisis financiera en los Estados Unidos y Europa.

Los países que reciben financiamiento del capital ordinario del BID podrán recurrir al programa de liquidez. El BID determinará el monto de los préstamos, caso por caso.

Además, el BID se propone acelerar la aprobación de su cartera de préstamos para financiar proyectos y fortalecer programas sociales, con el objetivo de aprobar un récord de 12 mil millones de dólares en 2009.

El año pasado aprobó unos USD 10 mil millones en nuevos financiamientos.

De utilizarse todos los recursos de la nueva facilidad de liquidez y alcanzarse la meta de aprobaciones de nuevos préstamos, el financiamiento otorgado en 2009 totalizaría unos USD 18 mil millones, un esfuerzo sin precedentes por parte del BID para movilizar fondos ante una crisis financiera internacional. Representaría un aumento de 80% sobre su financiamiento actual para la región.

Debido mayormente a condiciones originadas fuera de esta región, la tasa de crecimiento económico de América Latina y el Caribe bajaría a 4.5 por ciento este año, contra un promedio de 5.5 por ciento anual entre 2002 y 2007. Al propagarse la crisis financiera de Estados Unidos a Europa y otras regiones, se anticipa una desaceleración del crecimiento global en 2009.