•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una asociación de consumidores es una agrupación civil donde se reúnen consumidores y usuarios, con el propósito de defender y promocionar sus derechos. Hacerlo de forma individual resulta muy difícil, recuérdese que los procesos se emprenden en contra de grandes empresarios y, por ende, para lograrlo es preciso agruparse con un fin común.

Es absolutamente cierto lo que ha planteado Jaime Delgado Zegarra, presidente de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), una de las organizaciones más reconocidas a nivel internacional: "La economía de mercado no funciona sola, hay que facilitarle a la gente una movilización para que exista un control. Los consumidores en el país no somos nada, no tenemos poder de representación. Por eso, las empresas abusan de nuestros derechos. Ellas son las que siempre tienen la razón y todos hemos sido, alguna vez, víctimas de esta situación. La única forma para enfrentarlos con éxito, es estando organizados”.

Las tareas que desarrollan las asociaciones son de diferentes índoles, por ejemplo, en Estados Unidos se agrupan para tratar temas específicos como la de los servicios bancarios, el impacto de la publicidad, el comportamiento del consumidor, etc. Otras asociaciones tienen un perfil general y no se dedican a un tema particular. Comúnmente entre los servicios que prestan las asociaciones de consumidores, tenemos: a) asesoramiento; b) información, educación y capacitación; c) defensa de los intereses colectivos o difusos.

En cuanto a la defensa de intereses colectivos, un caso sonado en Latinoamérica relacionó a una empresa de telefonía que introdujo, sin consultar a los titulares de la línea, el conocido sistema automático de grabación de mensajes. Esta situación genera un perjuicio a aquel que hace la llamada y no desea dejar mensajes, pues el negocio radica en que prácticamente todas las llamadas se facturan. La Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec) presentó la denuncia en representación de los usuarios afectados, y como consecuencia de esa gestión, la institución competente de regular el mercado relacionado con las telecomunicaciones obligó a los operadores a introducir una advertencia a los usuarios, la cual les precisara que su llamada sería trasladada a una grabadora.

En Nicaragua, existen alrededor de 8 asociaciones de consumidores:

1) Liga de Defensa del Consumidor de Nicaragua (Lideconic)

2) Centro de Promoción y Protección de los Derechos de los Consumidores y Usuarios de Nicaragua (Ceproduc)

3) Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec)

4) Asociación de Consumidores de Masaya (Acodema)

5) Asociación de Consumidores de Nicaragua (ACN)

6) Asociación de Consumidores de Granada (Acugra)

7) Asociación de Consumidores de León (Adeconle)

8) Movimiento de Consumidores en Acción (MCA).

No se conocen muchos casos en los que estas asociaciones hayan actuado en defensa de los intereses colectivos. Normalmente se han dedicado a realizar labores de educación y promoción de los derechos de los consumidores, así como acompañar y tramitar casos en representación de algunos intereses individuales, que son necesarios y correctos. Sin embargo la Ley 842, Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias, permite que las asociaciones puedan presentar denuncias, reclamos y demandas ante las instituciones competentes, y en representación de los consumidores, como un grupo cuyo interés resulta común. Esta es una de las tareas más importantes que en Nicaragua aún no se pone en práctica, a pesar de que persigue solucionar problemas que afectan a un grupo de consumidores. Por eso tienen gran impacto, pues no se persigue la satisfacción y bienestar solamente de un individuo.