•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los siete mil empleos en las industrias textiles nicaragüenses que pueden perderse el próximo año por la no renovación del Régimen Arancelario Preferencial, TPL, se pueden recuperar en el 2016.

“Hay varios escenarios para recuperar ese empleo, hay un escenario positivo que calculamos en un año y otro escenario que nos dice que podría ser en dos años, todo depende de las inversiones que vengan al país y del apoyo gubernamental”, indicó Dean García Foster, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección, Anitec.

García manifestó que, por ejemplo, para el 2015 habrá una ampliación de la empresa de arneses ubicada en Masaya, la cual estaría “duplicando” su producción, “inclusive existen proyectos de las mismas empresas textileras que estarán ampliando su producción y ellas podrían absorber una parte de esos empleos”, destacó García, quien ayer asistió a la presentación del III Informe de Coyuntura Económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Funides calcula en siete mil los empleos que se perderán por la no renovación de los TPL y que las empresas dejarán de exportar entre el 9% y 10% de su producción.

Diversificar producción y mercados

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, explicó que lo más importante es que las empresas busquen una mayor diversificación de mercados y no solo dependan de los Estados Unidos.

“Ya estamos hablando con empresas que están fuera de Estados Unidos, como Liverpool, y esperamos que haya otros mercados en América del Sur que puedan valorar esa posibilidad”, indicó el dirigente empresarial.

Aguerri manifestó que seguirán cabildeando en Washington para buscar la renovación de los TPL hasta el último momento, es decir hasta el 31 de diciembre, y señaló que ahora hay un esfuerzo regional para ver si se recuperan estos incentivos.

El informe de Funides señala que las empresas del sector desde ya trabajan en la disminución de costos, precios y reducción de márgenes de utilidad, que les permitan conseguir nuevas órdenes de compra.