•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las empresas existen para crear valor para sus partes interesadas. En el mundo actual, el uso de las tecnologías de la información (TI) es imprescindible para crear dicho valor. Sin una acertada elección e implementación de las TI es imposible para las empresas alcanzar el éxito.

Existe conciencia alrededor de la importancia de las TI en la generación de ventajas competitivas; sin embargo, la tendencia ha sido adquirir equipos de última generación y la automatización para satisfacer metas a corto plazo, o resolver problemas inmediatos, lo que ha generado islas de TI que en muchas ocasiones no pueden ser integradas o cuyo costo de integración es demasiado alto.

Es momento de cambiar la perspectiva, pues no se trata simplemente de adquirir equipos de tecnología, sino de que las TI soporten la visión, misión y estrategia del negocio; es decir, que se mantenga siempre el alineamiento entre las iniciativas tecnológicas y los objetivos estratégicos de la organización. Ambas perspectivas (negocio y tecnología) deben estar alineadas y contar con una herramienta para facilitar este alineamiento.

La planeación estratégica de las TI es ampliamente reconocida como una herramienta para ordenar las iniciativas de TI; asimismo, integra la perspectiva de negocio con el enfoque de TI, facilitando que el desarrollo informático responda a las necesidades de la organización.

La planeación estratégica de TI es un plan de transformación, que va del estado actual en que se encuentra la organización, a su estado final esperado de automatización. Esto es en total armonía con la estrategia que el negocio tiene en un horizonte de tiempo definido. Elementos básicos que debe contener el Plan Estratégico de TI La estructuración de un plan estratégico de TI, debe considerar al menos los siguientes aspectos:

Análisis de la situación actual: identificar el entorno actual de la organización, influencia del entorno (ejemplo: ambiente regulatorio), estrategias organizacionales, metas que se quieren alcanzar y para cuándo desean alcanzarse.

Capacidades actuales del entorno informático organizacional: identificar el estado actual de los componentes de hardware, software, personal, telecomunicaciones, sistemas de información, etc. Descripción de los sistemas de información, incluyendo su funcionamiento, arquitectura de datos, lenguaje de programación, forma de mantenimiento, etc.

Medición del desempeño, brechas y obsolescencia de las capacidades actuales.

Identificación de los escenarios tecnológicos futuros, basándose en las estrategias y metas que la organización quiere alcanzar.

Detalle de las necesidades de inversión, capacitación, plazos, cambios organizaciones, etc. Finalmente, nos toca hacer el cambio de perspectiva e iniciar a administrar las TI desde un enfoque planificado, a fin de que el desarrollo de las TI de la organización sea congruente con los planes y las metas organizacionales, y que efectivamente sirvan de base para una ventaja competitiva.