•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras el precio internacional del petróleo se ha desplomado en casi un 20% en las últimas semanas, esta caída no se refleja en los precios internos de los combustibles, los que apenas se han reducido en un promedio del 4.02%, en el último mes.

171014 combustibles

Datos del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, señalan que hasta el pasado 15 de septiembre el precio de un litro de diesel era de C$28.93, mientras que al 15 de octubre el mismo fue de C$27.91, para una reducción de apenas 3.4%.

En ese mismo período, el precio de un barril de petróleo descendió en US$13.64, al pasar de US$94.42 a US$80.78.

Algunos economistas consultados consideran que esta disparidad en los precios obedece a que Nicaragua es un mercado muy pequeño y que por eso las importaciones salen más caras, lo que dificulta disminuir el costo final del producto.

“Entiendo que Nicaragua tiene un problema de escala, es decir, el tamaño del mercado es más pequeño, al menos esa es la explicación que dan las compañías petroleras”, destacó el economista Mario Arana.

Pobre almacenamiento

Para el economista y catedrático universitario Francisco Romero, la solución a corto plazo es que el Gobierno amplíe su capacidad de acopio de petróleo y sus derivados.

“Es necesario que el Gobierno invierta más en la ampliación del número de tanques de almacenamiento y de esa manera poder hacer compras de mayor volumen, eso permitirá bajar los costos de importación y, por lo tanto, los costos internos de los combustibles”, manifestó Romero.

El director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, Juan Sebastián Chamorro, coincide con Romero al señalar que el problema principal es la capacidad de almacenamiento que tiene el país.

“Nosotros importamos petróleo como para un período de dos meses, entonces, si compramos hoy al precio de US$80 por barril, es probable que dentro de dos meses el precio interno de los combustibles baje”, explicó Chamorro.

Hasta junio de este año las importaciones petroleras de todas las empresas que operan en el mercado de hidrocarburos del país ascendió a 5.1 millones de barriles, anualmente Nicaragua consume más de 10 millones de barriles de petróleo.

Afecta productividad

Algunos empresarios y economistas consultados por El Nuevo Diario coinciden al afirmar que cuando los precios de los combustibles son altos, todos los productos y servicios se encarecen, lo que afecta la productividad y competitividad del país.

“Los empresarios pierden competitividad por el aumento de costos, los profesionales ven reducidos sus ingresos y los consumidores deben pagar más por el transporte y por los artículos de consumo. Los productores agropecuarios también tienen que pagar más por el transporte de sus productos”, explicó el economista Francisco Romero.

El precio de los combustibles, a la par de las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas, alojamiento, agua y electricidad, son de los que más contribuyen a la inflación, que hasta septiembre pasado se ubicó en 4.91%.

Bayardo Arce, asesor económico de la Presidencia, manifestó que el próximo año se mejorarán muchas cosas en el país.

 

El gobierno debe fomentar la competencia en el mercado de valores y respetar el subsidiario.

 

"Si los vaticinios del petróleo (precios), es que va a costar menos de lo que calculamos en el Presupuesto 2015, entonces las buenas cosas van a mejorar".

Bayardo Arce, asesor presidencial para Asuntos Económicos.