•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Colombia vive un “boom” de su producción de café, gracias a las mejoras en la siembra y la cosecha; no obstante, esta bonanza, beneficiada en el mercado internacional por la sequía en Brasil y la plaga de roya en Centroamérica, puede ser efímera, según analistas.

En el último “año cafetero” colombiano (octubre de 2013 a septiembre de 2014) la producción del grano creció 22% respecto al ciclo anterior, con 12.1 millones de sacos de 46 kilos, según la Federación Nacional de Cafeteros, FNC. Las ventas externas llegaron a 10.8 millones de sacos y aumentaron 23% de acuerdo con la misma fuente.

La recuperación de Colombia se debe a que está comenzando a cosechar los resultados de la reconversión productiva y la renovación con variedades resistentes al hongo de la roya, aseguró la FNC en un comunicado.

Las investigaciones para hacer al grano colombiano más resistente a enfermedades y la renovación de 3,133 millones de árboles de café han fortalecido la producción, mientras en otros países caen las exportaciones.

US$2,500 millones

Las expectativas de ingresos para el sector son de unos US$2,500 millones al finalizar el año; sin embargo, los analistas creen que la recuperación será efímera, porque pronto vendrá la recuperación de Brasil.

El economista Eduardo Sarmiento, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, afirmó: “Luego vendrá la recuperación de Brasil, el arreglo del problema de la roya de los centroamericanos y una gran afluencia de café de todas partes, motivada por los altos precios (actuales) del café y el resultado será una caída (nuevamente) en los precios”.

El precio del café difícilmente se va a mantener. Más allá del 2015, probablemente será difícil ver que mantengamos este ritmo tan fuerte de ventas y de producción”, afirmó a la AFP Daniel Velandia, economista jefe de la financiera Credicorp Capital.