•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unas 25 cooperativas de acopio de leche de las zonas más productivas de ese rubro del país se reúnen hoy en la Universidad Nacional Agraria, UNA, para discutir un planteamiento que presentarán al Gobierno por el “problema” que les causará el cobro de más impuestos por parte de la Dirección General de Ingresos, DGI, y varias alcaldías.

Marcos Rodríguez, presidente de la Cooperativa Nicacentro, radicada en Matiguás (Matagalpa), explicó que de acuerdo a la Ley de Concertación Tributaria, la DGI y las alcaldías están cobrando impuestos que antes no pagaban las cooperativas.

Según Rodríguez, el problema está en que la ley establece que las cooperativas que generen más de C$40 millones al año pasan a un nuevo régimen fiscal, en el que se les aplica el Impuesto sobre la Renta, IR, y el Impuesto por el Valor Agregado, IVA.

Los beneficios fiscales, de acuerdo con el presidente de Nicacentro, había permitido a las cooperativas competir con el mercado informal de la leche y beneficiar con mejores precios a los pequeños y medianos productores, pero sin ellos se verían obligadas a cerrar. A eso, le agrega que a través de las cooperativas se garantiza la calidad que demanda la industria.

“Con nuevos impuestos, no podríamos competir con ese sector (el informal). No tendríamos capacidad para subsistir y sería el quiebre, histórico en un país, donde estarían cerrando las cooperativas lácteas", sostuvo Rodríguez.

“NO TIENEN INGRESOS”

El representante de ese sector afirmó que esa problemática fue expuesta al Gabinete de Producción del Gobierno el año pasado, y "entendieron que las cooperativas lácteas no tienen más ingresos que el margen que tienen para operar".

"Las cooperativas están constituidas en un 90% por productores pequeños, con menos de 80 litros por día. De manera que una cooperativa se pasa de los C$40 millones al año, por el volumen que suman entre todos los productores. Pero no significa que tengamos grandes ingresos como organización", aseguró.

Con esos impuestos, los productores dejarían de vender su leche a las cooperativas, para volver a vendérsela a los "queseros". Esto sería un retroceso, argumentó Rodríguez.

Asimismo, Rodríguez afirmó que en la reunión, a la que también asistirán representantes de las distintas asociaciones de ganaderos, estarán representados por esas 25 cooperativas unos 10,000 productores de leche de Nicaragua.