•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 60 mil pequeños y medianos productores, disgregados en los municipios de Nagarote, La Paz Centro, El Sauce, Santa Rosa del Peñón y León, han manifestado durante encuentros gremiales preocupación por el exceso de humedad en sus potreros, que albergan alrededor de 250 mil cabezas de ganado, según Fabio Vásquez López, coordinador de la Escuela de Medicina Veterinaria, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León. Vásquez explicó que este exceso de humedad, producto de las últimas lluvias que han azotado el departamento de León, podría ocasionar severos trastornos en la salud de los ganados bovino y equino.

“En los recorridos in situ, hemos observado que los suelos se encuentran saturados, debido al exceso de lluvia que ha caído en las últimas semanas; esta situación provoca estrés en el ganado, ocasiona enfermedades y eso se traduce en reducción en la producción de leche y carne”, afirmó el especialista veterinario y docente de la UNAN-León.

Según Vásquez, es necesario que los productores dispongan de medidas paliativas para enfrentar la sequía o el exceso de humedad para evitar que los ganados bovino y equino sufran de estrés, enfermedades y corra el riesgo de morir.

“En los lugares donde hay inundaciones o exceso de humedad producto de las lluvias, hay que proteger a los animales, mantenerlos recluidos en el corral y protegidos en un techo, hay que alimentarlos con pasto de corte y evitar que permanezcan en los potreros anegados por las lluvias”, contó Vásquez.

Parasitosis 

Una fuente del Magfor confirmó que ninguna finca ganadera ha reportado hasta el momento muerte de ganado producto de las lluvias; sin embargo, agregó que las enfermedades cutáneas y parasitosis están afectando al hato ganadero, particularmente a los animales de pequeños productores, que muchas veces carecen de recursos para invertir en medicamentos.

En el período de sequía, murieron en el departamento alrededor de dos mil cabezas de ganado; el resto del hato ganadero que logró subsistir presentaba en su mayoría desnutrición y abortos espontáneos.

Luego de un recorrido por algunos potreros del departamento, Vásquez comentó que los productores deben innovar el proceso de crianza del ganado vacuno, “hacer uso intensivo en la rotación de los potreros de pasto, planificación de pasto de corte, mejorar el calendario sanitario y aplicar la suplementación general tanto en la sequía como en el período lluvioso”, dijo.

 

"En los recorridos in situ, hemos observado que los suelos se encuentran saturados, debido al exceso de lluvia que ha caído en las últimas semanas; esta situación provoca estrés en el ganado, ocasiona enfermedades y eso se traduce en reducción en la producción de leche y carne".

Fabio Vásquez López, coordinador de la Escuela de Medicina Veterinaria, UNAN-León.