•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace doce años, por iniciativa de 35 socios (60% mujeres y 40% varones) de la Cooperativa Agroindustrial Chinantlan, iniciaron una empresa fabricante de vinos y néctares con ese nombre náhuatl dado a Chinandega, la cual se ha posicionado en el mercado nacional a través de los supermercados La Colonia, Palí, Maxi Palí, La Unión y otras distribuidoras.

En junio de 2002, la empresa surgió por la necesidad de generar empleos a madres solteras y de utilizar diversas frutas para la elaboración de los jugos y los vinos, así como la llamada rosa de Jamaica deshidratada.

Maribel Espinoza, gerente y copropietaria de la Cooperativa Agroindustrial Chinantlan, dijo a El Nuevo Diario que al inicio fue difícil ser emprendedores y no manejar la parte científica de la producción de vinos y néctares, pero con el tiempo y el asesoramiento de expertos de Alemania, todo mejoró.

“En el 2008 instalamos nuestra primera planta con un tanque de almacenamiento de 500 litros con un 60% de financiamiento otorgado por el Instituto de Desarrollo Rural, IDR, y el restante 40% lo aportamos los integrantes de la cooperativa. Somos una empresa sólida, transmitimos nuestros conocimientos a los hijos de los socios y a los nuestros para que haya relevo generacional y esto se mantenga”, indicó.

Manifestó que el sueño de Chinantlan es que los vinos y los néctares, al igual que la rosa de Jamaica cristalizada, se encuentren en las canastas de los mercados como los productos de primera necesidad.

Dijo que transfieren conocimientos a miembros de otras cooperativas, como una integrada por mujeres en el municipio de El Sauce, departamento de León, la cual ya está produciendo, y eso es considerado como un valor agregado.

Espinoza dijo que con la marca Chinantlan, trece mujeres en una planta ubicada en la comunidad La Tejana, jurisdicción del municipio de Chinandega, elaboran los vinos de Jamaica, de mango, de coyolito, sangría y vino para sazonar comidas, así como los néctares de Jamaica, piña con papaya, maracuyá, la Jamaica cristalizada y los concentrados de las referidas frutas.

Fuerte producción

Javier Espinoza, socio de la cooperativa, afirmó que actualmente producen y comercializan anualmente 50 mil litros de cada uno de los vinos; 30 mil litros de los néctares y 70 quintales de Jamaica deshidratada.

“Los vinos se cotizan entre 100 y 120 córdobas; el medio litro de néctar a 20 córdobas y 200 el galón. El próximo año tenemos previsto duplicar esa producción, por lo que contrataremos el doble del personal con el que contamos, incluyendo el de la planta procesadora valorada en 200 mil dólares”.

Indicó que además tienen previsto exportar las frutas concentradas y los vinos en botellas especiales a los Estados Unidos, Centroamérica y Panamá.

Afirmó que las frutas son recolectadas durante las cosechas, y se procesan para tener guardada la materia prima en toneles de acero inoxidable. En cuanto a la rosa de Jamaica, es cultivada por cincuenta productoras en las comunidades La Bolsa, El Ensayo, La Tejana y El Piloto, en el municipio de Chinandega.

Para el futuro la empresa tiene previsto producir mermeladas y frutas cristalizadas con un grupo de mujeres que elaboran dulces en la ciudad de Chinandega.

 

120 CÓRDOBAS se cotiza la botella de vino a base de frutas.

 

La empresa también proyecta producir mermeladas y frutas cristalizadas con un grupo de mujeres que elaboran dulces en la ciudad de Chinandega.