•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las micro, pequeñas y medianas empresas del país necesitan con urgencia mejorar sus procesos productivos, y adoptar nuevas tecnologías para elevar la calidad de sus productos y ser más competitivos a nivel mundial, precisó Alfonso Valerio, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, Conimipyme.

Valerio, en esta entrevista, habla del esfuerzo por lograr la formalidad de muchas empresas, así como los sectores que más están creciendo a nivel nacional y regional.

A casi dos años de haber asumido la presidencia de Conimipyme, ¿qué análisis puede hacer del sector en términos generales?

El sector mipyme en Nicaragua continúa siendo la mayor fuente de empleo, siendo así que el 85% de los empleos vienen del sector mipyme, es decir, no menos de 1,600,000 puestos de trabajo. Asimismo, contribuyen al Producto Interno Bruto, PIB, con un poco más del 35% y con el 40% de las exportaciones.

De las empresas existentes en el país en el sector formal, según el Banco Central, 106,619 pertenecen al sector de mipyme, representando con ello el 87.45% del total de empresas formalmente constituidas.

El sector está bien claro de la urgencia de tecnificarse, mejorar los procesos productivos, adopción de nuevas tecnologías, diversificación de los productos, elevar la calidad a tal punto de producir bienes de clase mundial, en fin, de elevar la competitividad para posicionarse en diferentes mercados exigentes, pero muy atractivos porque cuentan con buenos precios en la compra de los productos.

Debe ser tarea de todos impulsar el desarrollo de las mipymes, pues con ello lograríamos generar gran cantidad de empleo, exportar más y mejorar sustancialmente el PIB, incrementar las contribuciones a la seguridad social y a la renta del país.

La informalidad sigue siendo uno de los grandes problemas que enfrentan las empresas en el país. ¿Qué están haciendo en el consejo para hacer que estas empresas se formalicen?

Este es un tema muy importante, trascendental para el buen desenvolvimiento del sector, pero es un tema que no se puede solucionar de un día para otro.

Este tema es el limitante para que miles de mipymes obtengan créditos, mejoren sus ingresos y utilidades, hagan inversiones en equipos e infraestructuras, tengan una mayor participación en los diversos mercados, generen mayores empleos, etcétera.

El no estar formalizadas no les permite realizar directamente sus ventas, cayendo en manos de intermediarios que obtienen buenos márgenes de utilidades. Así el pequeño empresario obtiene bajos márgenes, que no le permiten invertir para aumentar su capacidad de producción, comprar equipos que le permitirían mejorar la calidad de sus productos, así como mejorar sus condiciones de trabajo.

Igualmente, no tienen acceso a programas especiales de capacitación o de adopción de nuevas tecnologías en diversas áreas que el gobierno implementa, porque no están registrados y, por lo tanto, no se les ubica.

En muchas de estas mipymes cuando tienen accidentes de trabajo, por el tipo de herramientas que ocupan, los trabajadores y empresas están desprotegidos al no estar asegurados. Sucede lo mismo cuando llegan a la vejez y no gozan de una pensión que les garantice al menos la compra de sus alimentos y medicamentos.

Desde el Conimipyme estamos preparando un proyecto comunicacional, informativo, persuasivo, de acompañamiento y de apoyo técnico, mostrando los beneficios y ventajas de estar formalizados para que se incorporen a la formalización. De esta manera, esperamos con este proyecto formalizar a los sectores de cuero y calzado, turismo y hotelería, madera mueble, artesanía, panificación y metal mecánica en 5 departamentos del país.

¿Las pyme han alcanzado ese nivel de confianza que necesitaban para acceder a créditos en el sistema financiero?

Siguen avanzando significativamente, las cifras de los bancos y las financieras cada día reportan incremento en la atención a mipyme. Esta no es una tarea fácil, porque requiere de tiempo, acompañamiento y convencimiento, con el propósito de incorporar los registros básicos de ingresos y egresos, y de observar los principios contables. Solo así la banca podrá darse cuenta de la dimensión del negocio, de lo que necesita y valorar su capacidad de pago a fin de otorgar el crédito.

Recordemos que en el país existen más de 500,000 microempresarios, en su mayoría no formalizados.

Conimipyme ha venido impulsando varias iniciativas, entre ellas la creación de la Ley de Sociedades de Garantías Recíprocas, SGR, que facilitará la obtención de créditos, que por falta de garantías suficientes no son otorgados a las mipymes.

Este proceso de implementación se encuentra en su fase final, donde se espera la formalización del órgano regulador por parte del Gobierno, para iniciar con las primeras SGR, ambas del sector turismo.

También hemos promovido e impulsado la creación de diversas leyes a favor de las mipyme, como la Ley de Promoción de la Competencia, la Ley de Factura Cambiaria, Ley de Factoraje, Ley de Microfinanzas, Ley de Fideicomiso, entre otras.

¿Qué sectores de las mipyme están proyectándose a nivel regional?

Todos están proyectándose en diferentes niveles, pero se están destacando significativamente madera-mueble, cuero y calzado, turismo y hotelería, textiles y agroindustria.

Concretar negociaciones con el Gobierno para la compra del bono escolar ha sido un tanto difícil, pero ¿cómo les beneficiaría?

Existe buena voluntad de parte del Gobierno para apoyar al sector, pero como en toda actividad a iniciar hay que realizar ciertos ajustes, conocer la demanda, términos y/o condiciones en cada producto, tiempos de entrega, etcétera.

Y por nuestra parte seleccionar, preparar y hasta capacitar debidamente a los que fabricarán, a fin de garantizar la mejor calidad posible y el cumplimiento de los contratos en tiempo y forma.

Se están haciendo gestiones a nivel de Gobierno ante organismos internacionales, tratando de encontrar apoyo financiero para asistencia técnica a las mipyme que suplirán el bono escolar

Esta actividad vendría a impulsar significativamente a los tres sectores involucrados de forma significativa. Generaría bastante empleo en esos sectores, dinamizaría la economía de las mipyme en forma directa e indirecta, lograríamos inversiones en diferentes rubros, especializaciones, los proveedores nacionales de insumos también se beneficiarían trayéndoles dinamismo a su actividad, y lógicamente mayores ingresos y empleos.

En fin, al quedar en nuestro país todo ese circulante que antes se iba, beneficiaría a toda la economía nacional.

¿Qué acciones están emprendiendo para promover la calidad de los productos y servicios de las empresas?

Cada sector viene trabajando con sus afiliados para destacar la importancia de los avances en materia de calidad de los productos, diseño y servicios de las empresas como la única alternativa para captar nuevos, atractivos y grandes mercados.

Es importante destacar los beneficios que han tenido las mipyme debido al programa Prodemipyme, con fondos del Banco Mundial, y en el cual Conimipyme ha sido miembro del comité.

Estos beneficios se han dado en los últimos tres años. Han mejorado la competitividad, el clima de negocios y la compra de equipos, lo mismo que la implementación de las medidas de protección al medioambiente. Les han brindado asistencia técnica en las diferentes áreas, capacitación contable que les permite mostrar adecuadamente a sus negocios ante la banca y ser sujetos de crédito.

En este proyecto se beneficiaron a 864 micro, pequeños y medianos negocios en todo el país en las áreas de cuero y calzado, madera-mueble, textil-vestuario, agroindustria, artesanía y metal-mecánica. Esto ha sido un paso trascendental.

¿Qué sector tendrá este año el mayor crecimiento en relación al 2013?

Estamos en la recta final, en estos últimos tres meses del año la demanda aumenta, las cifras cambian significativamente, pero puedo afirmar que estará entre los sectores de madera-mueble, turismo y hotelería, textil-vestuario, cuero y calzado, y avicultura.

 

¿Quién es?

Alfonso Valerio

Es el presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa. Por su larga trayectoria en el sector avícola, forma parte de  la Comisión Nicaragüense del Huevo.