•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Casi cien mil córdobas en toldos nuevos, sillas y mesas invirtió la Cooperativa de Servicios Múltiples Profesionales Prodesarrollo en el Campo y la Ciudad, Coprodec, para apoyar a los microempresarios y labriegos  que venden productos todos los viernes frente al costado norte del parque central de Estelí. 

Ingrid Soza, gerente de proyectos de Coprodec, señaló que esa entidad --con sede en Estelí pero con presencia en todo el norte del país-- ha capacitado en técnicas de mercadeo, empaque y atención al cliente a muchos microempresarios.

Con la entrega de esos recursos podrán atender con mayor comodidad a  los consumidores que buscan productos frescos, baratos y a precios bajos.

“Es una iniciativa del productor al consumidor, con el fin de favorecer con precios bajos y productos cultivados de forma sana”, dijo.

Comentó que unas delegaciones procedentes de La Garnacha y El Tisey  --al suroeste del municipio--, cuyos miembros cultivan hortalizas orgánicas, venden queso de cabra y productos elaborados con plantas medicinales.

Los asociados que han sido beneficiados con la entrega de materiales (toldos, sillas y mesas plásticas) tienen la posibilidad de pagar el monto de los mismos, porque tiene un precio simbólico y porque Coprodec asumió un alto porcentaje.

Mercadito campesino

Antes de que ellos recibieran tales materiales para protegerse del sol  o de la lluvia, tenían que  arrimarse a los toldos de sus compañeros.

Otros tenían que llevar sillas de sus casas y más de alguno en varias oportunidades cayó al  piso, pues eran muebles  que habían sido deteriorados por la lluvia y el sol.

Ahora todas esas vicisitudes y angustias que les tocó pasar son parte de la historia, gracias al apoyo de Coprodec.

Ahora los y las integrantes de la iniciativa, conocida como Mercadito Campesino, cuentan con equipos nuevos y modernos: antes debían alquilarlos y eso les afectaba su economía e ingresos.

Por otra parte, todos los desechos (hojas de repollo, otras legumbres y frutas) los almacenan en un costal y luego los donan a grupos de ambientalistas que elaboran abono orgánico.