•   Luxemburgo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, aseguró que los acuerdos fiscales secretos del Gran Ducado con centenares de empresas multinacionales para que estas paguen menos impuestos son “conformes con la legislación internacional”.

081114 luxemburgo

La práctica, conocida como “tax ruling”, que permite a las empresas optimizar fiscalmente sus declaraciones y priva a numerosos países del impuesto a las ganancias que realizan en ellos, “no es una especialidad de Luxemburgo, muchos otros países la practican”, indicó a su lado el ministro de Finanzas, Pierre Gramegna.

El “tax ruling” ofrece “certeza y previsibilidad a las empresas sobre la manera en que será tratada fiscalmente una operación”, añadió subrayando que respondía además a los “estándares comunitarios y los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.

Francia en contra

Por su parte, el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, declaró en Bruselas que la optimización fiscal “ya nadie puede aceptarla” y “el combate debe ser global” contra esta práctica. El funcionario reaccionó así a las revelaciones sobre las prácticas fiscales de Luxemburgo con las empresas multinacionales.

“Europa puede avanzar aún un poco más rápido” contra este fenómeno, conocido como el “tax ruling”, agregó Sapin al llegar a una reunión de ministros de la zona euro tras las revelaciones bautizadas como “#LuxLeaks”.

Este caso “es el reflejo del pasado (...), quiero mirar hacia el futuro, estamos trabajando” sobre el tema, agregó.

Sapin señaló que Luxemburgo no era el único paraíso fiscal en el mundo y recordó que desde 2012 se recorrió “un camino gigantesco para luchar contra el fraude fiscal”, a nivel del G20 y de la OCDE.

Según una investigación publicada este jueves por 40 medios de comunicación del mundo, Luxemburgo selló entre 2002 y 2010 acuerdos fiscales con 3,430 multinacionales que permitieron a esas empresas evitar ser gravadas por sus ganancias en los diferentes países en donde tienen actividades.

 

Ofrece "certeza y previsibilidad a las empresas sobre la manera en que será tratada fiscalmente una operación".

Pierre Gramegna,  ministro de Finanzas.