•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es poco probable que en Nicaragua se logren cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ODM, en educación y saneamiento, concluyó ayer la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg, durante la presentación del estudio "Dinámicas de la Pobreza en Nicaragua 2009-2013".

Enrique Alaniz, director de investigaciones de la Fideg, dijo que todo hace indicar que el país se quedará con un 87% en la tasa neta de matrícula primaria, mientras que la meta del OMD para el próximo año es del 100%. Asimismo, ve poco probable que se reduzca la tasa de analfabetismo al 10%.

Por otra parte, afirmó que es probable que Nicaragua se quede con un 76% de personas con acceso a saneamiento (servicio de aguas negras), cuando la meta es del 95% para el 2015.

En agua potable, 88% de la población está conectada a ese servicio y la meta es del 90%, por cual Alaniz ve posible que cumpla la meta en el 2015.

PAPEL DE LA EDUCACIÓN

Alaniz y dos panelistas invitados a la presentación del estudio "Dinámicas de la Pobreza en Nicaragua 2009-2013" analizaron el papel que juega la educación para salir, permanecer en la pobreza o pasar a la pobreza extrema.

La investigación compara los resultados de la "Encuesta de hogares para medir la pobreza en Nicaragua" en esos cinco años. Asimismo, refleja que hubo una disminución de 4.2 puntos porcentuales en la pobreza, ya que mientras en el 2009 el 44.7% de la población nicaragüense vivía en condiciones de pobreza general, en el 2013 se redujo a 40.5%. Igualmente, la pobreza extrema tuvo una reducción de 0.2 puntos porcentuales en ese periodo.

Pero esa reducción de la pobreza, durante el período 2009-2013, “no se debe a un incremento del nivel educativo de la población”, enfatizó el estudio. Lo atribuye más a otros factores como mayor ocupación, recibimiento de remesas o los programas de apoyo del Gobierno.

COBERTURA Y CALIDAD

Mejorar los índices de educación y de productividad son claves para avanzar en la lucha contra la pobreza en Nicaragua. Esa fue la conclusión de los panelistas que comentaron el estudio “Dinámicas de la Pobreza en Nicaragua 2009-2013”, presentado ayer por la Fideg.

La educación debe tener mayor cobertura, pues el 87% de las personas en edad de estar en la escuela asisten a ella, analizó el economista Pedro Belli, uno de los panelistas.

Además hay que mejorar la calidad de la educación, opinó. Para eso, hay que mejorar la calidad de los maestros e invertir en la infraestructura de las escuelas, sostuvo Belli. Por ejemplo, cómo es posible que en las zonas rurales los niños tengan que caminar más de una hora para llegar a la escuela o que estas no tengan servicios básicos tan importantes como inodoros, finalizo.

VULNERABLES

Por su parte, Silvio de Franco, expresidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, enfatizó en que el problema de la pobreza en Nicaragua es estructural y que no existen soluciones a corto plazo.

“Se puede aliviar a corto plazo, pero solucionar a corto plazo no es posible", afirmó De Franco, el segundo panelista.

El estudio sostiene que los hogares “no pobres” en Nicaragua son altamente vulnerables a caer en pobreza a largo plazo. El 38.2% de los hogares que fueron clasificados como no pobres en el 2009, cayó en pobreza en alguno de los cuatro años siguientes, concluyó.