•   Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las uvas llegaron para quedarse en Nueva Segovia. Desde hace 10 años cuatro productores de la comunidad San Ramón, Ocotal, se dedican a la producción de uvas y de la cual dependen más de 20 familias.

“Inicié hace 10 años con un proyecto de Auxilio Mundial. Ellos querían enseñar a la gente a producir uvas, pero solo logramos quedar cuatro en el negocio”, afirma Harting Morales, que produce media manzana de este fruto y con la cual brinda empleo a unas 6 familias.

La inversión inicial ascendió a los US$3,000, pero como el negocio ha sido muy rentable, este productor ha venido ampliando las áreas de siembra.

"Es un negocio rentable, me funciona mejor que la producción de hortalizas. Un cuarto de manzana me produce 50 quintales y el valor de cada quintal es de C$2,500", señala Morales.

El origen del cultivo de uvas es tan antiguo como la humanidad y su consumo es muy diverso.

La producción de uvas se considera propia de países de clima frío, pero en Las Segovias este grupo de productores ha demostrado que esta fruta puede adaptarse al trópico y convertirse en una opción rentable para la agricultura de subsistencia.

Evita la inmigración

Kenia Morales, otra productora de uvas de Nueva Segovia, señaló que este rubro incluso ha logrado que mucha gente no se vaya a Costa Rica y a El Salvador en busca de trabajo.

“De esta producción viven muchas familias en la zona, acá vienen más de 10 madres de familias a comprar el producto que luego comercializan en la carretera”, dice Morales.

Por cada libra de uva que estas mujeres logran vender, se ganan un promedio de C$10. “Si se venden 20 libras, ganan C$200”, manifiesta.

Los productores afirman que las variedades de uva roja y de uva negra que producen, no tienen nada que envidiar a las que son importadas.