elnuevodiario.com.ni
  •   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Fondo Monetario Internacional, FMI, anunció en Santiago de Chile que en los próximos meses trabajará en el análisis del impacto para América Latina de la caída de los precios de las materias primas y su incidencia en las políticas monetarias que están adoptando los países de la región.

El anuncio fue hecho por la directora gerente del organismo, Christine Lagarde, en la sesión de clausura de la reunión de alto nivel que concluyó ayer en Santiago de Chile y tiene como horizonte la reunión anual que el FMI y el Banco Mundial celebrarán en Lima, Perú, en octubre de 2015.

A PREPARARSE

“¿Cuánto va a durar el periodo de bajos precios de los ‘commodities’? ¿Dos, tres años? Todavía está por verse”, comentó Lagarde, quien enumeró algunas de las medidas que los países de la región han de adoptar para afrontar la situación.

“Los países deben estar preparados y usar el tipo de cambio como primera línea de defensa, ser prudentes en sus políticas fiscales y mantener buenas comunicaciones entre los bancos centrales en cuanto a la política monetaria”, agregó.

La directora ejecutiva expresó su respaldo a las reformas estructurales que están llevando a cabo varios países de AméricaLatina, entre ellos Chile.

REFORMAS

En este sentido, Lagarde aconsejó a los Gobiernos que acometan reformas estructurales para garantizar el crecimiento, que acorten la brecha en infraestructuras y que fortalezcan la institucionalidad de los intercambios comerciales.

La directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional también defendió la idea del progreso social para lograr la prosperidad compartida.

“Creemos que la protección social y la inclusión están íntimamente ligadas al crecimiento económico. Esta es una lección que estamos aprendiendo de algunos países, incluido nuestro anfitrión”, señaló Lagarde.

Un planteamiento con el que coincidió la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, Alicia Bárcena, que además propuso un pacto regional en materia fiscal, de inversión, empleo de los recursos naturales y sostenibilidad ambiental.