•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El inesperado hundimiento de las importaciones pone de manifiesto las dificultades que atraviesa la economía de China, que en noviembre pasado registró un excedente comercial récord pese a la desaceleración de las exportaciones, de acuerdo a datos oficiales divulgados ayer.

Las importaciones cayeron en noviembre un 6.7% interanual, a 157,190 millones de dólares --muy lejos del aumento de 3.9% esperado por los analistas--, y del 4.6% registrado en octubre reciente, según la administración de aduanas.

Por su parte, el excedente comercial de la segunda economía mundial, líder del comercio de productos manufacturados, se elevó en noviembre a 54,470 millones de dólares. Los analistas ven en estos datos motivos crecientes de preocupación sobre la salud de la economía china, cuyo consumo interno no acaba de despegar, con un mercado inmobiliario --uno de los pilares de la actividad-- que se contrae y con tensiones deflacionistas que se intensifican.

Petróleo
 
El índice PMI de la actividad manufacturera (publicado la semana pasada) “reflejaba una demanda alicaída, pero la fuerte contracción de las importaciones está muy lejos de lo que cabía esperar”, comentaban este lunes expertos del banco ANZ.

A la contracción de la demanda interna se suma la caída de los precios de las materias primas, recuerda Lu Ting, economista del Bank of America Merrill Lynch.

Para Lu, la fuerte caída de las importaciones y el fuerte aumento del excedente comercial “se explican por el hundimiento de los precios del petróleo”, que han perdido cerca del 40% desde junio, así como los “precios del mineral de hierro”. En este contexto, “cabe esperar que China mantenga fuertes excedentes comerciales durante varios meses, debido a la caída de los precios del barril de oro negro”, estimó.

Asimismo, los datos de las aduanas reflejan una contracción extendida de la demanda externa de China, cuyo crecimiento económico reposa ampliamente en las exportaciones.

Así, las exportaciones del país crecieron el mes pasado solo 4.7%, a 211,660 millones de dólares, muy por debajo de las previsiones medias de los analistas (+8%).

Esto supone una fuerte desaceleración, en comparación con el crecimiento de meses anteriores (+15.3% en septiembre y +11.6% en octubre).

El crecimiento económico de China fue del 7.3% en el tercer trimestre, su nivel más bajo en 5 años.