elnuevodiario.com.ni
  •   Veracruz, Mexico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La educación, la innovación y la mejora de las competencias de los trabajadores serán claves en los próximos años para que Latinoamérica enfrente la desaceleración económica tras una década de crecimiento récord, según un informe de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

El documento, presentado ayer en la segunda jornada de la XXIV Cumbre Iberoamericana que se celebra en la ciudad mexicana de Veracruz, destaca que es esencial impulsar reformas en esos campos “para posicionar mejor a la región dentro del proceso de desplazamiento de la riqueza mundial hacia el mundo emergente.

Los tres ejes que destaca el informe “Perspectivas económicas de América Latina 2015” son, según el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, “un triángulo crucial para el crecimiento incluyente y sostenible”.

Recesión

Un crecimiento que ha iniciado un ciclo recesivo, lo cual supone el final de una década de mayor crecimiento económico de América Latina con respecto al promedio de los países de la OCDE.

Gurría destacó, durante la presentación del documento, que Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del planeta, con un tercio de su población viviendo en la pobreza y el 40% de la misma insatisfecha con el funcionamiento de la democracia.

En educación, “los desafíos siguen siendo enormes”, y en materia de capital humano, las empresas latinoamericanas tienen tres veces más problemas para cubrir sus necesidades de personal cualificado, indicó el responsable de la OCDE.

Por ello, el documento, respaldado también por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y por el Banco de Desarrollo de América Latina - CAF, pide entender la educación no solo como un motor del crecimiento económico, sino como un factor de inclusión social y reducción de la desigualdad.

“Estas son algunas de las claves para que América Latina recupere la productividad, la competitividad y el crecimiento”, subrayó Gurría.

Prioridades

El secretario general de la OCDE también propuso al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que las recomendaciones del informe sean tenidas en cuenta como prioritarias de cara a la próxima Cumbre Iberoamericana, que tendrá lugar en 2016 en ese país.