Manuel Bejarano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La crisis que originó el movimiento de los No Pago en el sector de las microfinanzas años atrás, poco a poco se va superando.

La Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, que representa a 22 microfinancieras del país, afirmó ayer que esperan cerrar este año con un crecimiento del 11.5% en la cartera de créditos y un 4% en el número de clientes que atienden. Así, Asomif calcula que al 31 de diciembre su cartera de créditos ascenderá a US$206.1 millones y el número de clientes a 261,629.

En el 2013, ese sector cerró con una cartera de créditos de US$184.8 millones y 251,307 clientes.

En lo que va del año, las microfinancieras han desembolsado montos por el orden de los US$197 millones, aseguró Donaldo Vanegas, directivo de Asomif y gerente general del Fondo del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, Finde.

PROYECCIONES

Por otra parte, el sector espera conseguir un crecimiento del 15 al 20% en el 2015 en la cartera de créditos, y entre un 5 y 7% en el número de clientes. Según Vanegas, las microfinancieras afiliadas a Asomif proyectan desembolsar unos US$228 millones el próximo año.

Asimismo, las microfinancieras esperan alcanzar en el 2016 la cartera que tenían antes de la recesión económica mundial y de que surgiera el movimiento de los No Pago.

Según Asomif, la cartera de créditos para el 2008 ascendía a US$246 millones y los clientes de las microfinancieras eran 350,382. Pero en la parte más crítica de ese sector, la cartera descendió hasta los US$145 millones, explicó Alfredo Alaniz, director ejecutivo de Asomif.

SECTOR AGROPECUARIO

A pesar de que las microfinancieras esperan tener un crecimiento de alrededor del 20% en el 2015, que los dejaría con una cartera de créditos de aproximadamente US$237 millones, Alaniz dijo que aún estarían por debajo de la cifra registrada antes de la crisis de los No Pago.

Producto de esa crisis, el sector de las microfinanzas se vio obligado a reducir en más de US$90 millones su cartera de crédito, porque los acreedores se retiraron. Según las estadísticas de esa asociación, en el 2008 la cartera ascendía a US$246 millones y en el 2012 cayó a US$154.3 millones.

El mayor pegón aún está en los créditos que las microfinancieras destinan al sector agropecuario.

Ese sector que recibía el 52% de los créditos de las microfinanzas, actualmente solo recibe aproximadamente el 22%. Alrededor de 100,000 clientes de ese sector dejaron de recibir créditos de microfinanzas.

Esto preocupa a Asomif, porque el sector de los pequeños agropecuarios en el país es el que tiene los mayores índices de pobreza, expresó Alaniz.

El director ejecutivo de Asomif dijo que el sector esperaba regresar a atender a ese sector con fondos del Banco de Fomento a la Producción, Produzcamos, ya que la Ley de Microfinanzas establece que al menos el 50% de los recursos de ese banco debe ser dirigido a las microfinanzas.

Pero "lamentablemente no ha sucedido así", concluyó Alaniz.