•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una caída significativa y prolongada del precio del petróleo tendría un efecto positivo sobre el consumo doméstico, la inversión, la balanza comercial y el gasto de gobierno, y un impacto negativo en la cooperación que Venezuela brinda a Nicaragua, según el IV Informe de Coyuntura Económica de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

"Comenzando con el consumo privado, la caída del precio del petróleo y su correspondiente disminución en los precios de los combustibles locales liberará dinero en los presupuestos de los hogares que utilizan vehículo propio que podrán ser destinados a un mayor consumo", detalla el informe.

El barril de petróleo alcanzó su precio más bajo en cinco años a fines de noviembre pasado y ha caído en un 40% desde junio. Los expertos estiman que el valor se podría acercar a los US$50 en el primer trimestre del próximo año.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides, explicó que con este derrumbe en los precios internacionales del crudo se podrían reducir los costos de transporte y de producción, abaratando los productos de consumo. "Esto conllevaría a una disminución de la inflación, lo que a su vez protegería el ingreso real de los trabajadores", señaló.

Funides indica que una disminución del coste del crudo está relacionada con una reducción del precio de los productos que Nicaragua exporta: el café, oro, azúcar y la carne.

"También habría un impacto positivo en el valor de las importaciones, en general la balanza comercial se vería aliviada de una manera importante, sobre todo por la reducción en el valor de las importaciones", señala Chamorro.

Por el lado de la inversión "según el informe de Funides", la disminución del precio del combustible tendrá el efecto de liberar recursos presupuestados a este importante componente, sobre todo en las inversiones con altos costos de maquinarias: "Esto abarata los costos del proyecto de inversión en su conjunto y lo hace más rentable, teniendo por lo tanto un efecto positivo".

Nicaragua importa anualmente un estimado de 10 millones de barriles de petróleo y el año pasado la factura alcanzó US$1,168.3 millones.

Caída de la cooperación

De acuerdo al estudio de Funides, la cooperación que Venezuela destina a Nicaragua podría verse afectada por la "disminución significativa de los precios y de la factura petrolera”.

"En el caso de Nicaragua, donde la cooperación juega un papel importante, los efectos deben tomar en cuenta la disminución del precio sobre los flujos de cooperación", indica el texto.

El director de Funides explicó que como no se conocen los detalles del acuerdo de cooperación que existe entre Venezuela y Nicaragua, en particular la posibilidad de cambiar los términos frente a una rebaja de esta magnitud, no se puede saber exactamente el monto de esta afectación; no obstante, es lógico suponer que una disminución significativa, de mantenerse por un tiempo prolongado, podría generar tensiones presupuestarias de dicha cooperación.

Las cifras oficiales indican que los flujos de cooperación venezolana en el primer semestre ascendieron a US$248.8 millones, frente a US$314.3 millones en el mismo periodo del año pasado, explicado por el “menor valor de los hidrocarburos" internados en la economía nicaragüense.

En 2012, la cooperación venezolana fue de US$728.7 millones, mientras que en 2013 la misma fue de US$654.2 millones.

50 por ciento de la factura petrolera el Gobierno la destina para financiar programas sociales.

"El Gobierno consume importantes sumas de dinero en combus-tibles y al reducirse sus costos, podría liberar recursos para otros fines".