•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Como una mayor carga tributaria para los inversionistas, cataloga la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, el impuesto del 15% para los no residentes incluido en la reciente reforma a la Ley de Concertación Tributaria, LCT.

"Esto representa una mayor carga tributaria para los inversionistas al tener que enterar el 15% y no el 10% sobre sus rentas de capital", indicó Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides.

El artículo 24 de la reforma a la LCT sobre las retenciones definitivas a contribuyentes residentes y no residentes establece una alícuota del 15% para no residentes en rentas de capital. Antes de esta reforma la alícuota para los no residentes era del 10%.

Para el director de Funides esto es positivo para el país porque se estaría generando un incremento en la recaudación de ese tipo de impuestos, pero es un golpe negativo para los no residentes naturales y jurídicos porque el fisco ya no les deducirá el 10% en sus transferencias de capitales sino el 15%.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, explicó que lo único que se hizo en la reforma fueron ajustes para buscar un equilibrio.

"Son situaciones técnicas, el gobierno lo que busca es equilibrio, lo que se trata es que los impuestos no queden únicamente afuera sino que también (no residentes) paguen impuestos aquí", señaló el dirigente de la cúpula empresarial.

El presidente del Cosep dijo que esta reforma a la ley tributaria no representa una mayor carga fiscal para los inversionistas.

INCREMENTAR RECAUDACIÓN

“La carga fiscal que tienen las empresas nacionales es superior a la carga fiscal que tienen las empresas que operan fuera de Nicaragua, ese es uno de los temas que tratamos de balancear", indicó Aguerri.

El dirigente empresarial destacó que la reforma lo que persigue es incrementar la recaudación de impuestos, frutos que ya se están percibiendo con la ley que entró en vigencia desde el 1 de enero de 2013.

"Habían dicho que la reforma iba a provocar una reducción en los diferentes impuestos, pero ya vimos que las recaudaciones se han incrementado y están creciendo por encima de lo que crecieron el año pasado", destacó.

15 por ciento es el impuesto que deberan pagar los residentes por sus rentas y ganancias de capital.