•  |
  •  |

El Grupo Q es una empresa que contribuye al desarrollo económico y social de la región, generando 2 mil empleos directos, que se ha consolidado a lo largo de los últimos 62 años.

Carlos Enrique Quirós, presidente de Grupo Q para Nicaragua, El Salvador y Guatemala, y vicepresidente de Grupo Q Holdings, habló con El Nuevo Diario, sobre las inversiones en la región, la crisis en el precio del petróleo y la crisis de la industria automotriz en Brasil.

 

¿Qué planes tiene este grupo empresarial para Centroamérica de cara al futuro?

El grupo nació hace 62 años en El Salvador, en San Miguel, la segunda ciudad más grande del país, y fue fundada por Samuel Quiroz, en aquella época la empresa se llamaba Samuel Quiroz y Compañía, arrancó en 1952.

Fue hasta 1962, hace 52 años que se tomó la distribución de la marca Nissan, con eso se empezó a crecer, a los dos años de haber tomado la distribución en El Salvador se toma el primer paso de la regionalización que es cuando nos vamos a Honduras con Nissan.

Años después en la década del 2000 es cuando se da el paso de crecer a Nicaragua, Guatemala y Costa Rica, entonces hoy por hoy el grupo tiene presencia desde Guatemala hasta Costa Rica, y tiene ventas totales de alrededor de 20,000 unidades nuevas al año en la región.

El grupo representa una cantidad de marcas reconocidas, de imagen, del primer mundo, muchas de ellas son fábricas en el top cinco de las marcas en fabricación a nivel mundial.

El negocio tiene mucho sentido cuando logras tenerlos en varios países y cuando logras generarlo en economías de escala, es decir que si tengo Nissan en El Salvador, Honduras y Nicaragua, eso me permite que en un momento si hay una licitación o una flota que quiera una compañía o una arrendadora de vehículos, yo puedo si no tengo todo el inventario en un país, lo puedo mover de los otros países.

Nosotros siempre vimos que Nicaragua, la familia nuestra y nuestro fundador, la mitad es mitad nicaragüense, de León, es un país con mucho potencial, ha sido para nosotros algo importante el haber penetrado en el mercado nicaragüense.

Hemos tomado una posición bastante agresiva de crecimiento en Nicaragua.

Carretera Norte con el correr de los años se ha ido quedando bien rezagada, hemos estado conscientes y es la razón por la que hemos dado cuatro pasos este año, con la apertura de una sala de venta en Pricesmart, Plaza Familiar, no se había tenido participación en Estelí y Chinandega, dos mercados que son importantes, después de Managua.

Estamos en etapa final para hacer nuestra casa matriz, totalmente nueva con lo último en tecnología, acá en Managua.

 

¿A cuánto asciende su inversión en la industria automotriz y qué otras tienen a nivel de la región?

A nivel de la región estamos invirtiendo este año alrededor de US$12 millones, en Nicaragua las inversiones ahorita no son tan fuertes, podrían ascender a medio millón de dólares, pero con la nueva sucursal que se hará el próximo se estima un valor de US$4 millones.

 

¿Cuál es el mercado de la región con mayor crecimiento en el 2014? ¿y en ese contexto cómo se ha comportado el mercado nicaragüense?

Los crecimientos hay que medirlos en relación a algo, si lo medimos pre-crisis 2009-2010, el mercado traía un crecimiento muy importante porque había una actividad económica mundial y regional bastante fuerte.

Cuando viene la crisis, la mayoría de los mercados caen en Centroamérica alrededor del 50%, es una caída muy fuerte, sin embargo, en el caso de Guatemala, y principalmente Nicaragua, el crecimiento posterior a la crisis se da una forma exponencial.

Para darle una idea, Nicaragua duplicó las ventas, eso significa que los crecimientos fueron entre 20% y 30% año con año, que es un crecimiento fuertísimo, hoy en día Nicaragua está teniendo cierre de ventas, su nivel más alto, histórico, de ventas de autos nuevos.

Nicaragua con todo el tema de las exportaciones, el turismo, la activación económica, con el tema que se han puesto en el radar de todo el mundo, la posible ejecución del Canal de Nicaragua, con solo el hecho de haberlo comunicado a nivel mundial, obviamente Nicaragua está en el radar de mucha gente.

Cuando hay inversionistas extranjeros que están viendo qué oportunidades hay en la región, Nicaragua está en el radar, otros países regionales no están.

 

¿Qué ventajas ofrece al país en materia de inversión?

Yo creo que sí, nuestros negocios son de muy largo plazo porque tomamos decisiones que involucran hacer inversiones en activos fijos muy importantes, edificios, eso no es algo que digo cierro tienda y me voy, sino que estoy apostando a los próximos 20 ó 30 años.

 

¿Cree usted que la caída en los precios del petróleo a nivel internacional podría estimular la compra de automotores?

Totalmente, hay mucha gente que ni se imagina, los fletes de los autos que vienen de Japón o de Europa, esos bajan radicalmente, todo el transporte interno, el cemento, la aviación, todo lo que circula, las carreteras, el asfalto viene del petróleo.

Hay que ver si es sostenible en el tiempo, porque así como están ahorita están sufriendo todos los países, inclusive en Estados Unidos, ha habido muchos millones invertidos en tecnología para sacar petróleo, y el año pasado por primera vez se volvió el productor de petróleo más grande del mundo.

Todo eso genera actividad económica que favorece las economías de los países que no producimos petróleo, los que producen petróleo obviamente están viendo que su flujo de cajas no están generando dinerito.

 

¿Qué expectativas tienen tomando en cuenta el nuevo entorno económico y social que se abre en el 2015, con la crisis automotriz que vive Brasil, cuya producción cayó alrededor en 9.7%?

Nosotros no dependemos de la industria automotriz brasileña, la mayoría de las marcas que se venden en Centroamérica son de procedencia japonesa.

Hay que estar claro en algo, en los años 70, 80, Honda fue uno de los pioneros que al ver que el Yen (la moneda) venía volviendo su producto más caro, empezó a montar plantas en Estados Unidos para que no le afectara el tipo cambiario, entonces las otras fábricas se dieron cuenta de eso y empezó Toyota a montar fábricas en todos los países del mundo, diversificando el riesgo cambiario.

Nissan hoy en día, traemos producto de Japón, México, Estados Unidos, Inglaterra, España y Tailandia, todos con la misma calidad, ellos lo hicieron para colocarse en los mercados más grandes del mundo.

Nissan tiene fábrica en Brasil, Volkswagen, Renault, la mayoría de las grandes están en Brasil, un país que llegó a vender al año un total de 4 millones de unidades, el mercado después de Estados Unidos que vendió alrededor de 12 millones y medio de unidades, el segundo más grande es Brasil, eso es consumo.

México consume un millón, pero produce casi dos millones que salen para el resto del mundo.

Pero, hoy en día yo le puedo decir que de las marcas nuestras, de Nissan, no estamos exportando nada de Brasil.

¿Quién es?

Carlos Enrique Quirós

Estudió en Thunderbird University, en Glendale Arizona. Además tiene una Maestría en Administración Internacional de Empresas, y estudios en Administración de Empresas y Especialización en Mercadeo y Finanzas.