•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un emprendimiento debe estar acompañado de un excelente plan financiero, y debe estar dirigido a satisfacer las necesidades de un segmento de la población para alcanzar el éxito deseado, señaló Antonio Alcócer Fernández.

Este español con un doctorado en economía y finanzas llegó al país para impartir un taller sobre emprendimiento a los estudiantes de la Facultad de Relaciones Internacionales, en la Universidad Americana, UAM.

¿Qué están haciendo en la Universidad Europea de Madrid en temas de emprendimiento?

Dentro de los objetivos estratégicos de la universidad, lo que se quiere es fomentar la movilidad del profesorado para desarrollar de alguna manera colaboraciones y mejorar metodologías, y surgió la oportunidad de venir a la UAM para abordar temas de emprendimiento.

La idea es que el alumno no tenga miedo al proceso emprendedor y conozca las partes de inicio a fin. Yo puedo aportar una visión muy global a nivel internacional de distintos negocios y trasmitir vivencias tanto a profesores y alumnos de cosas que se pueden mejorar, lo que están haciendo bien las empresas, y no tener miedo a emprender.

¿Cuál es el mejor plan financiero que debe seguir un emprendedor?

Desde una perspectiva financiera, en el mundo empresarial hay mucha crítica que un plan de negocio muchas veces no sirve, porque somos muy estrictos, muy rígidos y podemos aferrarnos muchos a ese plan de negocios.

En mi experiencia, creo que el plan de negocios es muy importante, porque ayuda a que el equipo, a que los emprendedores, empiecen en ese proceso a pensar cómo va a ser de alguna manera su idea empresarial y si es viable. Y hay que pensar que el proyecto empresarial, el plan de negocios, de alguna manera no es inflexible, es decir que puede ir evolucionando y cambiando a medida que vamos cambiando con el emprendimiento.

Desde la perspectiva financiera, estamos queriendo dotar de herramientas teóricas y metodológicas a los estudiantes.

¿Cómo hacer frente a las deudas cuando el emprendedor las adquiere? ¿Qué opciones tienen?

Las empresas son financiadas básicamente por accionistas que ponen dinero y por bancos, por deudas. Lo que tenemos que ver en este plan de viabilidad económica, es entender cuál es la capacidad de generar ingresos que tiene ese negocio.

Es muy importante que dentro del plan de negocios entendamos cuál es el potencial de ingresos que tiene ese negocio para que pueda repagar las deudas. Si el negocio de algún modo no tiene bien analizado esta manera de caja de generación de ingresos, indudablemente no podrá pagar las deudas y puede entrar en una quiebra.

Lo que es muy importante entender es cómo vamos a financiar el proyecto, quiénes son los financiadores —banco o accionistas—, qué coste tiene esta financiación y ver si el negocio es capaz, de alguna manera con la generación de ingresos, de pagar a los proveedores de fondo.

¿Qué parámetros debe tomar en cuenta el emprendedor?

Lo que debemos intentar entender es que tenemos una idea empresarial, la dinámica de ese mercado, si es un mercado atractivo, si es un mercado que crece o no crece, qué competencia hay, qué están haciendo los competidores y detectar si de alguna manera hay un nicho de ese mercado donde las necesidades de los clientes no están siendo cubiertas.

El siguiente paso, una vez que tengamos la idea de negocios que queremos encajar para satisfacer esas necesidades, es llevar a cabo la proposición de valor. Para eso hacemos ese plan de negocios que tiene distintas partes: cuál es el producto o servicio, el marketing, quién es la competencia, qué personajes necesitamos y luego ver si financieramente este proyecto tiene viabilidad o no.

Como todo negocio, tenemos que entender qué riesgos pueden afectar al negocio, clasificarlos y de alguna manera cubrirlos frente a la eventualidad de lo que puede ocurrir.

¿Cómo identificar un negocio que va bien y otro que va mal?

Va bien cuando es capaz de generar el flujo de caja suficiente para pagar a todos los proveedores de fondo. Si tenemos un negocio que tiene el potencial de generar ingresos, flujo de caja, dinero contante y sonante para pagar a todos el coste del producto, los costos operativos y los financiadores —banco y accionistas—, de alguna manera es sostenible en el tiempo, y a largo plazo evidentemente tenemos un negocio que tiene sentido y que tiene los pilares para subsistir.

¿Tener rentabilidad?

Más allá de eso es involucrarse en un proyecto que te apasione y que cree un impacto social, generar riqueza para el país, para la gente, un impacto profesional. Debe generar ingresos en el largo plazo y de una manera sostenible.

Debe haber una parte económica, porque si el negocio no tiene ese potencial de generar ingresos a largo plazo puede desaparecer.

¿Qué tipo de gastos suelen ser innecesarios en la etapa inicial del proyecto?

Es difícil identificar qué necesidades de financiación tiene el proyecto… eso es lo que al emprendedor le cuesta al inicio. ¿Qué necesito al montar un proyecto empresarial?, pues básicamente hacer inversión en lo que se llama inmovilizados, voy a necesitar una maquinaria, un terreno, unas patentes, desarrollar un software, en fin, voy a necesitar una infraestructura para producir mi producto o servicio.

Además de presupuestar la inversión en ese inmovilizado, necesito tener cierto nivel de stop, necesito inyectar dinero al negocio para que (por ejemplo) si tengo una heladería, pueda tener US$5,000 en stop de helados. Eso también es dinero que tengo que inyectar o presupuestar en las necesidades de financiación.

La tercera parte estaría ligada con los costos operativos que tenga mensualmente. Es decir, tengo que pagar unos salarios, una seguridad social a cargo de una empresa que se paga al Estado, gastos de marketing, energía eléctrica, agua, etc., así podemos darle un respiro al negocio. Así si a un dado caso no hay ventas, por lo menos tendremos dinero, inyección de liquidez para cubrir seis meses operativamente.

Finalmente se suele incluir un colchón antiimprevistos que no hemos podido prever, porque el riesgo cero no existe. Entonces podemos dotarnos de un fondo para que ante cualquier imprevisto, si surge, tengamos ese dinero.

Cuando un emprendedor quiere aumentar sus honorarios y se ve obligado a aumentar el precio del producto o servicio, ¿qué resultado puede esperar?

A lo mejor empezar con un salario muy alto es una pega (obstáculo), porque hay que buscar esa financiación para pagar ese salario. Lo que se tiene que hacer, a lo mejor, es que en los primeros seis meses los accionistas tengan una retribución mínima. Después de esos seis meses, el siguiente paso --entre seis y doce meses--, si se dan determinadas cifras de ventas y beneficios, se pasa a un escalado donde exista un nivel de ingresos.

Lo que no podemos es empezar con unos salarios, si no tenemos ventas. Soy partidario de que en los proyectos de emprendimientos se empiece con la estructura de costos más baja posible.