•  |
  •  |
  • EFE

El "número tres" del Fondo Monetario Internacional (FMI), el brasileño Murilo Portugal, inició una visita de "conocimiento" por Nicaragua, donde se reunirá con el presidente Daniel Ortega.

El alto funcionario del FMI, que arribó el domindgo a Managua, se reunió el lunes con el presidente del Banco Central de Nicaragua, Antenor Rosales, y funcionarios del gobierno nicaragüense.

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, explicó que la misión de Portugal en Managua "es de conocimiento" y "viendo como marcha el país" en materia macroeconómica.

Arce, uno de los nueve "comandantes" de la Revolución Sandinista (1979-1990), dijo que en el encuentro plantearon al alto ejecutivo del Fondo que la situación económica del país "se ha visto afectado" desde que ambas partes alcanzaron un nuevo programa económico.

"El precio de petróleo no estaba -al momento de la firma trianual del acuerdo con el FMI- como está ahora", sostuvo Arce. Tampoco, añadió, Nicaragua había cuantificado los graves daños económicos y sociales ocasionados por el huracán "Félix" y otros dos fenómenos meteorológicos que, entre septiembre y octubre pasados, causaron estragos en esta nación centroamericana.

Otro elemento, que según el funcionario nicaragüense ha afectado la situación económica, es que "no se había dado la explosión de los precios de los alimentos en el mundo".

Arce consideró que el "número tres" del FMI tomará nota de esos cambios para hacer una nueva valoración de la economía nicaragüense.

Portugal, que también se encontrará con representantes del sector privado y diputados nicaragüenses, se reunirá con el presidente Ortega, antes de abandonar el país.

El Consejo Ejecutivo del organismo aprobó el pasado 5 de octubre, en una sesión presidida por Portugal, un acuerdo crediticio con Nicaragua por tres años por valor de 111,3 millones de dólares.

Mediante el pacto, el Gobierno de Nicaragua se comprometió a una reducción gradual de la deuda del país a medio plazo, a mejorar las finanzas del banco central y aumentar su independencia.

Además, ha prometido invertir más en el servicio eléctrico y fortalecer la administración del dinero público, entre otras medidas.