•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las amenazas de un rebrote insostenible de la roya en los cafetales y la maduración tardía del café ya tienen muy preocupados a los cafetaleros del norte del país.

Aura Lila Sevilla, presidenta de la Asociación de Cafetaleros de Matagalpa, Asocafemat, dijo la semana pasada que "es bien alarmante en el gremio" que todo el café de la variedad Caturra está "seriamente afectado por la roya", al tiempo que alertó sobre los problemas que está causando el cambio climático en la caficultura.

Los productores del grano de oro sostienen que hay una propagación de la roya en los cafetales la que se podría extender una vez que llueva y los cortadores del grano se muevan de un cafetal a otro.

[Te interesa: Café de alta calidad para Nicaragua y el mundo]

En el caso de la roya, Sevilla dijo: “Estamos hablando de las plantaciones en producción y las plantas que se podaron en los dos ciclos (2012 y 2013) que fuimos afectados por la roya".

“Todo lo que se ha sembrado en los dos últimos años en Nicaragua corre peligro”, confirmó por su parte el cafetalero Henry Hüeck, quien posee fincas en Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia.

TRAERÁ PÉRDIDAS

Mientras tanto, el cafetalero y presidente honorífico de Asocafemat, Frank Lanzas Tercero, alertó que la producción podría caer más de lo previsto por la falta de lluvia, lo que no ha permitido que el grano se madure en su totalidad. Hace unos meses, los cafetaleros esperaban cosechar 2 millones de quintales del grano de oro.

Lanzas alertó que, si el café no está maduro y entra la roya a las plantas el grano no madurará, lo cual traerá más pérdidas en la producción.

“En mi finca tengo un 5 % de afectación de roya, a pesar del buen mantenimiento, pero hay otras fincas que sus afectaciones son mayores, según los reportes que nos llegan de nuestros socios”, afirmó Lanzas.

La Central de Cooperativas Cafetaleras del Norte, Cecocafen, también confirmó que la falta de lluvia y la roya están afectando pequeñas parcelas de sus socios.

Esos productores, según Cecocafen, no tienen la capacidad económica para controlar la enfermedad.

Hüeck pronosticó que la propagación de la roya será peor que en el 2012, cuando afectó al 37 % del café de Nicaragua, según la Organización Internacional del Café, OIC.

“Lo que pasó en diciembre de 2012 fue que hubo una sequía, no tan larga como la de este año, pero cuando comenzó a llover proliferó la plaga y ya no paró. Se acabaron los cafetales, porque en ese momento la gente ya estaba en los cortes, ya no se puede aplicar fungicidas”, recordó Hüeck.

FALTA DE INTERÉS

Los cafetaleros del norte del país critican la falta de interés del gobierno en el problema de la roya. Sostienen que no se ha hecho nada por investigar esa plaga y buscar cómo controlarla.

Un monitoreo en una de las fincas de Hüeck, revela que entre 2013 y 2014 hubo una reducción de hasta 2,000 milímetros en las precipitaciones.

Hüeck dijo que el gobierno debería dar la información estadística del estado del clima y las precipitaciones, para que los productores tomen decisiones acertadas.