•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, firmó ayer un proyecto de ley que reforma el régimen laboral, vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet, y que entrará a trámite al Congreso en los primeros días de enero, informaron fuentes oficiales.

“Hoy estamos marcando un nuevo hito para la construcción del país al que aspiramos, estamos saldando una deuda que teníamos con los trabajadores y las trabajadoras de Chile”, dijo la mandataria al presentar la iniciativa.

“En una sociedad democrática, el crecimiento y la equidad tienen que ir de la mano para asegurar un futuro de prosperidad económica, pero también de legitimidad y cohesión social”, agregó.

Entre las principales medidas que incluye el proyecto están el fortalecimiento de los sindicatos, la ampliación de la negociación colectiva y el fin del reemplazo de trabajadores durante las huelgas.

Remuneraciones justas

Actualmente las empresas pueden contratar otros empleados en caso de huelga, lo que a juicio de las autoridades y los sindicatos debilita esa herramienta de lucha.

“La agenda del Gobierno tiene un solo norte, y es que los chilenos y las chilenas accedan a un trabajo de mayor calidad. Cuando hablamos de calidad en el trabajo nos referimos a cosas muy concretas”, reveló Bachelet.

Entre estas enumeró remuneraciones justas, seguridad laboral, capacitación, protección en caso de cesantía, relaciones laborales más justas y también mayor productividad en la fuerza de trabajo.

“Es sin duda en el trabajo donde comienza la justicia social”, subrayó.

Otros cambios son la ampliación del derecho a información de los sindicatos, a fin de mejorar la calidad de las negociaciones y la relación con las empresas, y la simplificación de la negociación colectiva.