•  |
  •  |

La Ley 842, Ley de Protección de los Derechos de las Personas Consumidoras y Usuarias, establece que en los contratos de consumo por adhesión las cláusulas consideradas abusivas se deben tener como no pactadas, esto, sin importar que en cierto momento el consumidor pudo haberse adherido a las condiciones propuestas por el empresario.

Una de las cláusulas sujetas a objeto de estudio, son aquellas que facultan al proveedor para suspender o terminar unilateralmente el contrato cuando el consumidor se ha atrasado con sus pagos o ha incumplido con sus obligaciones, un ejemplo de redacción de la cláusula es el siguiente: “El incumplimiento de cualquiera de las obligaciones dará derecho al proveedor a poner término ipso facto al presente contrato y el cliente estará obligado a restituir el equipo y a pagar la renta por arrendamiento por el período que falta para el cumplimiento del plazo pactado”.

No puede decirse de forma absoluta que una cláusula como la anterior resulte abusiva según la ley 842, en principio porque el artículo 8 numeral 8) dispone que los proveedores tienen derecho a terminar de forma unilateral los contratos en aquellos casos en los que exista incumplimiento por parte del consumidor, no obstante, a la luz de la redacción planteada se determina que existe un desequilibrio entre las partes, pues comúnmente si se revisa todo el contrato, no se encontrará igual derecho para el consumidor en caso que el proveedor incumpla, situación que sucede cuando este no puede brindar el servicio durante cierto período sin que existan consecuencias ante su incumplimiento.

En el sentido expresado, la Ley es clara y si bien es cierto, permite que el proveedor se reserve el derecho de terminar el contrato de forma unilateral y anticipada, también exige que en el contrato se le reserve igual derecho al consumidor, la Ley dice que se consideran abusivas las cláusulas que permitan a los proveedores, cancelar de forma anticipada los contratos sin conferir igual derecho a los consumidores.

Ahora bien, aunque el contrato no confiera el derecho al consumidor, recuérdese que la Ley, al menos en las relaciones de telefonía móvil, internet y televisión por cable, le otorga al consumidor la posibilidad de finalizar anticipadamente siempre que cancele el equipo y lo que debe hasta ese momento. No obstante, en los contratos de servicios debería de existir una condición que claramente defina cuáles son las opciones que tiene el consumidor en caso que el proveedor no pueda mantener la estabilidad del servicio por algún tiempo, esto es de capital importancia, en vista que en la factura se cobra la mensualidad completa sin tomar en cuenta los días que el usuario no gozó del servicio.