Ricardo Guerrero
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las Reservas Internacionales Brutas (RIB) del Banco Central de Nicaragua (BCN) cerraron el año 2014 con un saldo de US$2,276.2 millones, superando en US$283.2 millones el nivel registrado al cierre de 2013, cuando sumaron US$1,993.0 millones.

Con ese nivel de reservas internacionales—según el banco emisor—Nicaragua mantiene una cobertura de RIB a base monetaria de 2.6 veces y de 4.8 meses de importación.

“Lo anterior contribuye a la estabilidad macroeconómica y financiera del país, garantizando la disponibilidad de divisas para el normal desenvolvimiento de los pagos internos y externos y fortaleciendo el régimen cambiario”, destaca el informe del Banco Central.

La acumulación de reservas internacionales registrada por el ente emisor es consistente con el buen desempeño de la economía nicaragüense, la estabilidad del Sistema Financiero Nacional y la implementación de políticas económicas responsables.

Fortaleza económica

Algunos economistas reconocen que el fortalecimiento de las reservas internacionales juega un papel clave en la economía nicaragüense.

“En países como Nicaragua, pequeños y altamente dependientes del sector externo, la acumulación de reservas internacionales es de vital importancia”, indicó el economista Sergio Delgado.

Según el especialista, las reservas sirven para apuntalar la política económica y para amortiguar cambios inesperados que se puedan producir por factores climatológicos como las sequías y los terremotos.

Por ejemplo, en los meses de noviembre y diciembre se registró una acumulación de reservas internacionales, vinculadas principalmente a la entrada de recursos externos al Sector Público no Financiero en concepto de préstamos y donaciones.