•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Cámara de Cuero y Calzado de Nicaragua negocia actualmente con representantes del Gobierno la fabricación de los primeros 40 mil pares de zapatos escolares para el año 2015, aseguró Alejandro Delgado, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, Conimipyme.

“Estamos en conversaciones con la oficina del asesor económico del Gobierno, Bayardo Arce, para firmar un acuerdo de compra de zapatos escolares, y tal vez posiblemente de otros artículos como uniformes y también la reparación de pupitres”, comentó Delgado.

Este año el gobierno planea donar a los niños y las niñas de las escuelas más pobres del país 340 mil pares de zapatos, mochilas y uniformes. Por lo tanto, Conimipyme considera que las fábricas y los talleres de cuero nacionales tienen capacidad de cubrir al menos 40 mil de esas unidades.

“Se deberán traer del exterior esos 300 mil pares de zapatos, pero la idea es que año con año, nuestro sector vaya cubriendo más esa donación anual que hace el gobierno hasta que dentro de unos años podamos prescindir de las importaciones y cubrir toda la demanda del zapato escolar”, confesó Delgado.

Agregó que en los próximos días le presentarán al gobierno la oferta con los precios y la garantía de que cuentan con un producto de calidad.

“No es por hablar mal de la competencia, pero todos los productos que trajeron para el bono escolar en años anteriores, han dejado mucho que desear en el aspecto de la calidad, pues son zapatos que importan de China”, considera Delgado.

GRAN DEMANDA

De enero a abril, en el país hay una demanda de 2 millones de pares de zapatos escolares, y según Delgado, los zapatos diseñados y fabricados en Nicaragua son de cuero y de mucha calidad debido al salto cualitativo que ha dado esta industria en los últimos diez años, que empieza a ganar un sólido prestigio en otros países vecinos y Panamá.

“De qué sirve regalarle un par de zapatos a un niño que solo le va a durar de uno a tres meses, porque el beneficio es muy corto. En cambio, si le das un zapato de cuero hecho por los productores nacionales, ese zapato mínimo le durará de seis meses a un año”, aseguró Delgado.

GREMIO EN DESARROLLO

En Nicaragua existen unos 1,200 talleres de zapatería, y ha sido uno de los sectores que mejor se ha desarrollado en los últimos años. Pero, ¿cómo se ha dado este crecimiento?

Delgado explica que cada año, de un taller grande dos o tres trabajadores dejan de trabajar para poner su propio taller y convertirse en pequeños empresarios. Una vez que ese nuevo taller crece, entonces otros dos o tres trabajadores hacen lo mismo y por eso se han multiplicado.

Al preguntarle a Delgado si esta proliferación de talleres podría afectar la calidad del calzado, él considera que no porque en los últimos años gracias a proyectos del gobierno dirigidos a los talleres más pequeños, este sector ha logrado superarse.

“Recientemente un proyecto capacitó a unos 153 talleres de zapatería que ahora tienen más tecnificación y desarrollo, porque además de adquirir maquinaria, también reciben otras herramientas como moldes de plástico, lo cual los hace más competitivos”, aseveró Delgado.

Nicaragua pasó de producir 750 mil pares de zapatos en el 2005, a 7 millones de pares en el 2014.

La calidad

En los últimos años, varios talleres han pasado a convertirse en empresas que ya tienen una marca, es decir, un nombre que ya ha tomado prestigio dentro y fuera del país.

Empresas como Tauro y Alex Shoes ya reciben pedidos de confección de zapatos de ingenios azucareros, tanto de Nicaragua como de Honduras, y empresas de construcción de Costa Rica y Panamá.

“Los ingenios estaban acostumbrados a usar de dos a tres pares de botas por cada trabajador, durante la zafra, pero descubrieron que la bota nicaragüense tiene mayor calidad que otras que importaban de Asia. Entonces ellos prefieren pagar un poco más, pero al menos la bota nuestra les dura la zafra completa de cinco a seis meses”, reveló Alejandro Delgado, presidente de Conimipyme.

En este aspecto, se reconoce también que las tenerías han mejorado la calidad del cuero y el abastecimiento, pues antes el 85% o 90% del cuero se iba fuera del país. A través de conversaciones con el gobierno, se logró que los mataderos proporcionaran el 30% de la matanza total para el sector cuero y calzado.

“El gobierno restringió las exportaciones de pieles frescas y con eso nos apoyó al sector cuero y calzado y a las tenerías. Ahora hay suficiente materia prima y hasta ya estamos exportando ese cuero convertido en un zapato de calidad”, indicó Delgado.

1,200 talleres de zapatería existen aproximadamente en Nicaragua y 100 de estos surgen cada año en todo el país.

340 mil pares de zapatos planea donar el gobierno a  niños y niñas pobres que asistan a las escuelas.

Entre C$240 y C$400 oscilan los precios de un par de zapatos nacionales para varón o mujer, en dependencia del tamaño.