•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La burocracia que existe en Nicaragua para cumplir con los trámites migratorios, no existe solamente en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, sino también impera en las fronteras terrestres, lo que ocasiona atrasos a los que entran y salen de Nicaragua.

Mientras en la frontera de Costa Rica con Nicaragua un trámite puede tardar aproximadamente media hora; en la nicaragüense, los procesos migratorios pueden durar entre dos y hasta cuatro horas, denunció ayer el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri.

“Esta es una situación en la que tenemos que insistir”, dijo Aguerri, quien confirmó que en diciembre hicieron un monitoreo en el paso fronterizo de Peñas Blancas.

Otra anomalía, según Aguerri, es que bajan a los pasajeros de los autobuses y no pueden regresar al mismo hasta que todos hayan completado los trámites migratorios.

Al cierre del 2013, según cifras oficiales, un total de 810,385 visitantes ingresaron a Nicaragua por los puestos fronterizos terrestres.

“Nuestro llamado, es un llamado constructivo a que se entienda que la imagen país a pesar del esfuerzo que seguimos haciendo, de alguna manera tiene que existir una coherencia con las autoridades que se encargan de abrir las puertas de nuestro país”, puntualizó.

Revertir cobro

Aguerri abogó por eliminar, igualmente, algunos mecanismos alternos como el pago a gestores que ayudan a agilizar los trámites en las fronteras. Los pasajeros tienen que pagar hasta US$2, precisó Aguerri.

“Que no se tenga que pagar a un gestor, para un camión que está en frontera, y más si es perecedero, US$50, porque si no lo das, te tenés que quedar allí ocho horas, si tenes suerte, y esto es igual para los transportes de pasajeros”, agregó.