•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los puros cubanos o habanos, como se les conoce, podrían estar frente a frente con los puros nicaragüenses en Estados Unidos, si finalmente los congresistas de ese país deciden terminar con el embargo económico y comercial impuesto por más de 50 años a Cuba.

A finales de 2014, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, anunciaron al mundo el restablecimiento de las relaciones entre ambos países. El embargo, que depende del Congreso estadounidense, podría estar cerca de su final y los habanos, reconocidos por su calidad en el mundo, tendrían las puertas de ese país abiertas.

Pero los puros nicaragüenses, considerados actualmente como los mejores del mundo y consumidos en más de 70 países, incluido Estados Unidos, no tienen nada que temer a la competencia. Es más, según representantes de la industria del tabaco, se abren muchas oportunidades.

“El hecho de que se levante el embargo no es una amenaza para la industria del tabaco de Nicaragua. Al contrario, nos va a obligar a todas las fábricas que operan en Nicaragua a incrementar nuestra eficiencia y mejorar la calidad de lo que hacemos, porque vamos a tener un competidor en el mercado mayoritario (para el puro nicaragüense), que es el mercado de ese país norteamericano", opinó Alejandro Martínez Cuenca, chairman y CEO de la empresa de puros Joya de Nicaragua.

"Nosotros realmente creemos que no va a afectar (al tabaco nicaragüense), porque ya tenemos un grupo de consumidores fieles. Ya conocen la calidad del tabaco nicaragüense y creo que más bien ayudará a que más personas conozcan lo que son los puros", afirmó Néstor Plasencia, presidente de la Asociación Nicaragüense de Tabacaleros, ANT, y gerente general de la empresa Plasencia Cigars.

Plasencia considera que una vez que los habanos entren en Estados Unidos habrá muchas noticias al respecto, tanto en la prensa especializada como en la prensa, y muchas personas comenzarán a investigar y probar los puros cubanos.

“La gente va querer probar un cubano, les va a gustar; van a querer probar un nicaragüense y creo que al final de la historia todo mundo saldrá beneficiado, porque en el mundo globalizado siempre es bueno competir”, sostuvo Plasencia.

Calidad para competir

Los tabacaleros insistieron en que el puro hecho en Nicaragua tiene mucha calidad para competir.

Revistas especializadas, como Cigar Aficionado, han colocado en diversas ocasiones al puro nicaragüense como el mejor puro del mundo, superando a los de Cuba y República Dominicana.

"El hecho de que los dos mejores (puros del mundo) estén compitiendo, nos dice que tenemos que hacer todos los esfuerzos por mejorar nuestros productos; aumentar la calidad y la variedad de lo que producimos", instó Martínez Cuenca.

Martínez Cuenca estima que más del 60% del puro que exporta Nicaragua se dirige a Estados Unidos.

La industria del tabaco, según cifras de la Comisión Nacional de Zonas Francas y el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, generó US$227.7 millones en el 2013.

Mientras tanto, aseguró el tabacalero que en el 2014 este sector creció en 6%.

Viejos conocidos

Los puros nicaragüenses ya comparten mercados con los puros cubanos en otros países, pero, lejos de reducir sus ventas, se han incrementado año con año, según los tabacaleros.

“Nosotros (la empresa Joya de Nicaragua) estamos en 47 países (...) y en los 47 países, a parte del mercado estadounidense, en todos competimos con el puro cubano. Por eso no le tengo miedo a la competencia y digo que es una gran oportunidad", enfatizó Martínez Cuenca.

España es uno de esos países, un mercado dominado ampliamente por el puro cubano. “Pero estamos muy bien, hemos podido competir los dos", ejemplificó el chairman y CEO de la empresa de puros Joya de Nicaragua.

Plasencia insistió en que para el consumidor final es bueno que haya más opciones.

El puro es como el vino, comparó el tabacalero: “A una persona le puede gustar el vino francés; a otra persona le puede gustar el vino español, que es muy bueno también. Cada uno tiene sus diferencias, pero los dos son buenos... Entonces no nos preocupamos por eso".

Por otra parte, Martínez Cuenca considera que la industria del puro cubano podría trasladar a Estados Unidos una buena parte de los puros que vende al mundo, que se estima que genera unos US$400 millones, pero no todos. Además, al trasladarse a ese país dejaría abierto otros mercados para los puros nicaragüenses.