•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Cámara de Urbanizadores, Cadur, se enfocará este año en promover la creación de un Fondo de Hipoteca Asegurado, FHA, que permita al sector informal --como comerciantes o trabajadores por cuenta propia-- tener derecho a comprar una vivienda a plazos.

Hasta el momento el sistema bancario nacional considera como no sujeto de crédito al sector informal, porque no tiene un ingreso fijo comprobable por la vía del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

“Sin embargo, la realidad es que la mayoría de la población tiene trabajos informales y esa es una característica en toda Latinoamérica. La pregunta es: ¿cómo hacer para que esas familias con ingresos informales, las podamos convertir en personas que sean sujetos de crédito?”, se pregunta Ricardo Meléndez, presidente de Cadur.

Meléndez explica que lo mejor sería implementar el esquema de FHA, el cual actúa como un fondo o seguro que respalde ante un banco a las personas con ingresos informales, y que de esta manera, el banco les pueda otorgar un crédito hipotecario.

“En caso de que esta familia de ingreso informal no pudiera seguir pagando su préstamo, el banco podría hacer uso de dicho seguro para cobrarse la deuda y la casa. Por lo tanto, el riesgo del banco aquí es nulo, porque la garantía del banco es el seguro que el cliente estará comprando como un seguro de vida, igual que funciona un seguro contra incendio”, detalló Meléndez.

INICIATIVA EN CONJUNTO

El presidente de Cadur considera que esta iniciativa podría ser desarrollada de forma conjunta entre el sector privado y el gobierno.

“En Guatemala, por ejemplo, esta iniciativa existe desde hace 50 años y funciona muy bien. Al inicio la desarrolló el Estado y ahora hay privados metidos en el asunto, aunque nuestra propuesta aquí sería hacerla en conjunto. Lo fundamental y el objetivo único de este fondo es crearle la garantía a los bancos para que estos financien a las familia que están en la informalidad”, afirmó Meléndez.

Actualmente, el gobierno ha establecido mediante ley una tasa subsidiada para viviendas de interés social, pero esta solo beneficia a familias sujetas de crédito y que pueden demostrar sus ingresos.