•   Managua y Chontales  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los productores de lácteos comienzan el 2015 con buenas proyecciones, aunque bajo la presión de la carga impositiva para las cooperativas y con una alarma permanente por el ingreso de la mexicana Lala, que invertirá US$50 millones en una nueva planta y compró a la empresa Eskimo, de origen nicaragüense.

El presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Wilmer Fernández, aseguró que este año esperan ventas al exterior por un valor de US$190 millones en derivados lácteos, es decir US$5 millones más que lo logrado el año pasado.

“Nuestro mejor destino (en exportaciones) sigue siendo el comercio intrarregional, El Salvador que absorbe el 50 por ciento del total de derivos lácteos. En el caso de Venezuela absorbe de los valores exportados casi en un 20 por ciento. Guatemala con un 14 por ciento, Estados Unidos con un 8.25 por ciento y Honduras con 6 por ciento”, dijo Fernández.

En tanto, Venezuela es el principal comprador de leche fluida, al adquirir el 85 por ciento de la producción nicaragüense.

En Nicaragua cada vaca produce, en promedio, 3.5 litros de leche, según informes oficiales.

El año pasado en este país se produjeron 240.3 millones de galones de leche y este año se espera alcanzar los 249.9 millones de galones.

Impuestos

Pese a las buenas perspectivas, las cooperativas del sector lácteo mantienen su queja por el cobro que sufren en concepto de Impuesto sobre la Renta, IR.

Según los cooperativistas mediante la Ley de Concertación Tributaria, LCT, se les está aplicando el 1% en IR y otro impuesto de 1% municipal sobre el monto de las ventas de leche que realizan.

Según los representantes de las cooperativas, antes de la aprobación de la ley, las cooperativas no pagaban ningún impuesto porque estaban amparados por la Ley 499, Ley General de Cooperativas.

La LCT estableció que todo negocio que supere los C$40 millones anuales deberá pagar el IR.

Consecuencia

Sin embargo, alegan que la situación de las cooperativas es distinta a las de cualquier negocio, porque sus ganancias resultan de los porcentajes que obtienen de la leche que venden de los productores.

Por ejemplo, si una cooperativa vende un litro de leche en C$11, C$10.6 regresan al productor y C$0.4 le quedan a la cooperativa, explicaron.

Según los demandantes, hay alrededor de ocho cooperativas con deudas, que van desde los C$60,000 hasta aproximadamente C$3 millones con la Dirección General de Ingresos, DGI.

Marcos Rodríguez, presidente de la Cooperativa Nicacentro, en Matiguás (Matagalpa), dice que si continúa esa situación, el sector cooperativo lácteo podría desaparecer y regresar al sector informal.

Las cooperativas, según Rodríguez, se encargan de la mayor parte del acopio de la leche en el país. En Nicaragua, se calcula que un 70% de la leche que se produce se comercializa de manera informal.

Lala

Otro de los retos del sector lácteo nicaragüense lo representa la mexicana Lala, a pesar de su inversión de US$50 millones.

La Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, ha manifestado su temor de que esa empresa mexicana traiga productos sustitutos de la leche y haga creer a los consumidores que es leche, como supuestamente habría hecho en otros países de Centroamérica.

"Ellos pueden traer productos sustitutos al mercado, eso en todos los mercados es permitido, pero lo que tal vez no es permitido es que no se respeten las leyes de etiquetado o la publicidad engañosa", afirmó Jorge González, gerente general de La Perfecta.

“Eso no es justo ni para el consumidor ni para la competencia (o sea, la industria nacional de los lácteos)", agregó González.

Agregó que los productos sustitutos de la leche tienen precios más bajos, pero insistió en que "no se trata de poder o no traer productos sustitutos, sino de no engañar al consumidor y respetar las normas de etiquetado".

"Si es un producto que no es leche, no podemos llamarle leche", explicó.

En ascenso

En tanto, Fernández indicó que Nicaragua presenta cifras en ascensos en lo que al sector lácteo se refiere.

Por ejemplo, en 2014 el volumen de las exportaciones aumentó en 21% respecto a 2013.

A reordenar el mercado

Metas • Para el 2015, el sector lácteo no solo pretende incrementar el valor de las exportaciones en los derivados, sino que buscan reordenar el mercado y mitigar los efectos de la competencia desleal.

“Se requiere de un ordenamiento del mercado… tratar de tener una mejor articulación con el Estado para poder desarrollar las capacidades del sector, velar que haya buenas políticas públicas para el sector", destacó Wilmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo.

Aseguró que a nivel del área centroamericana han estado trabajando en el proyecto de brucelosis (produce un cuadro febril inespecífico) y tuberculosis.

"Pretendemos conformar una comisión nacional para dar seguimiento a este proyecto regional… En Nicaragua la incidencia (de brucelosis y tuberculosis) es baja, de un 3 por ciento, pero se requiere tener nuestro hato con una certificación", reiteró Fernández.

En 2013, el valor de las exportaciones de lácteos alcanzaron los US$168.5 millones y, en 2014, los US$185 millones.