•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El superávit comercial de China se disparó en 2014 y alcanzó US$385,000 millones como resultado de la debilidad de las importaciones, mientras que el total del comercio exterior subió un 3.4%, lejos de la meta del Gobierno del 7.5 %.

La Administración Nacional de Aduanas de China publicó ayer los datos del comercio exterior del año pasado, que reflejaron el enfriamiento de la segunda economía mundial, al incumplir, por tercer año consecutivo, el objetivo de crecimiento que Pekín había fijado para 2014.

Expresadas en dólares, las exportaciones de China aumentaron un 6.1% el año pasado respecto a 2013 y llegaron a los US$2.35 billones (2.29 billones de euros).

Las importaciones se incrementaron un 0.4 % en 2014, con lo que se quedaron en US$41.97 billones (1.58 billones de euros) y, como consecuencia de su lento aumento, favorecieron una fuerte subida del superávit comercial chino, del 45.9 %.

comercio positivo

De este modo, la balanza comercial china arrojó un saldo positivo de US$385,000 millones (309,000 millones de euros) en 2014, frente a los US$259,750 millones (220,000) que sumó en 2013, cuando creció un

12.8 % respecto a 2012.

Sin embargo, los US$4.3 billones (2.68 billones de euros) que movió en total el sector exterior de China el año pasado, fueron insuficientes para cumplir con las expectativas de crecimiento del Gobierno y, de hecho, se quedaron por debajo de la mitad de esa meta, registrando un aumento de cuatro puntos inferior al de 2013.