Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo cayeron fuertemente este lunes, perdiendo más de cinco dólares en Nueva York y Londres, al tomar en cuenta los inversores que la OPEP decidió en el fin de semana no reducir sus cuotas de producción, pese a una economía en neta desaceleración.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en enero bajó 5.15 dólares en relación con el cierre del viernes, cerrando en 49.02 dólares. “Tuvimos una jornada muy agitada”, admitió Bart Melek, de BMO Capital Market.

En Londres, el barril de Brent del Mar del Norte con el mismo vencimiento bajó 5.52 dólares a 47.97 dólares.

Los precios habían subido la semana pasada a la espera de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y de la decisión que tomaría ella, recordó Mike Fitzpatrick, de MF Global. “El cartel anunció durante el fin de semana que esperaría dos semanas más para decidir sobre la reducción de la producción. En consecuencia el crudo bajó”, explicó el analista.

Este lunes, el ministro argelino de Energía y presidente de la OPEP, Chakib Khelil, precisó que el aplazamiento de la decisión sobre la producción del cartel “era “una estrategia adoptada para evaluar la evolución del mercado”.

Pero las motivaciones de los exportadores de crudo “no son difíciles de encontrar”, subrayó Mike Fitzpatrick, quien agregó que “los elementos que habían impulsado los precios a partir de 2003 en gran parte se disiparon”, y que la OPEP había calculado mal la rapidez con que se revertiría la situación.

“A pesar de cortes de producción de 2 millones de barriles diarios, los precios siguieron cayendo 20% en noviembre y 32% en octubre”, subrayó el analista.

El presidente de la OPEP rehusó dar una estimación sobre la reducción de la producción considerada por el cartel, considerando que “ello haría reaccionar al mercado”.