elnuevodiario.com.ni
  •   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El petróleo de Texas (WTI) cayó ayer con fuerza un 4.59% y cerró en US$46.25 el barril, un día después de dispararse más de un 5% y tras una nueva jornada de gran volatilidad en el que se llegó a cotizar por encima de los US$51.

Al término de la sesión de ayer, en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entregar en febrero, los de más próximo vencimiento, bajaron US$2.23 respecto al cierre del miércoles.

Una tendencia parecida protagonizó el barril de crudo Brent, de referencia en Europa y el resto de los mercados globales, que cerró ayer en el mercado de Londres con una caída del 2.09% y se situó en US$47.67.

El petróleo de referencia en el país vivió ayer una jornada de gran volatilidad en la que llegó a cotizarse por encima de los US$51 dólares aunque poco después inició una nueva caída y terminó por debajo de US$47 dólares.

Pronósticos de la OPEP

Los precios internacionales del crudo comenzaron a caer de forma pronunciada a finales de septiembre y el desplome se agudizó en noviembre, tras una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP, en la que decidieron mantener la producción.

Precisamente ayer la OPEP estimó que el consumo de crudo subirá en 2015 hasta 92.3 millones de barriles diarios, principalmente por la mayor demanda en Asia, mientras que el bajo nivel de los precios comienza a ralentizar el ritmo de producción en Estados Unidos.

En su primer informe del año sobre la situación del mercado, el cartel petrolero deja casi sin cambios los cálculos sobre la demanda mundial, al añadir sólo 30,000 barriles diarios, de tal manera que será un 1.26 % mayor que el año pasado.

Los datos económicos del día tampoco invitaron al optimismo, ya que los precios al productor cayeron un 0.3% en diciembre, el mayor retroceso en más de tres años, y las peticiones del subsidio por desempleo subieron la semana pasada más de lo esperado.