Ricardo Guerrero Nicaragua
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un total de 210 mujeres empresarias de Nicaragua exportaron directamente en 2014 principalmente textiles, muebles, artesanías, calzado, frutas frescas, cacao, cereales, vegetales en conservas, frijoles y preparaciones alimenticias diversas, entre otros productos.

Estas mujeres nicaragüenses según datos del Centro de Trámites de las Exportaciones, Cetrex—exportaron sus productos a 41 diferentes países, siendo los mercados más destacados, Honduras (US$9.2 millones), El Salvador (US$8.3 millones), Costa Rica (US$3.5 millones), Guatemala (US$2.0 millones), México (US$1.3 millones) y Estados Unidos (US$1.0 millones), según datos del Cetrex.

Con el interés de visibilizar el trabajo que realizan estas pequeñas y medianas empresarias, la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, trabaja con las mujeres brindándoles asistencia técnica y capacitándolas en temas de sensibilización, empoderamiento económico y autoestima.

“Nosotros trabajamos con las mujeres en un entrenamiento conductual para que eleven su autoestima, desarrollen su inteligencia emocional, logren una comunicación asertiva (firmeza en las decisiones) y puedan comunicarse de una forma más clara…esto con el objetivo que las mujeres puedan tener ese espíritu emprendedor”, destacó Juan Manuel Sánchez, director de operaciones de APEN.

El Cetrex registra un total de 613 personas naturales que exportaron productos a noviembre del 2014, de estas 210 son mujeres y 403 son hombres.

Proyecto de género

Productoras y empresarias son atendidas por APEN a través de los proyectos de “Promoción de la Equidad de Género y Empoderamiento Económico de la Mujer en las Cadenas de Valor para el Desarrollo Exportador de Nicaragua”, financiados por la Unión Europea, y por la Cooperación Suiza para el Desarrollo (Cosude).

“Una vez que trabajamos en la parte de empoderamiento pasamos a trabajar la parte económica que brinda a las mujeres el acceso a servicios, tales como, acceso a financiamiento, servicios de asistencia técnica, promoción y marketing para sus negocios”, indicó Sánchez.

APEN promueve las alianzas empresariales entre las pequeñas y medianas productoras y exportadoras para que estas unan esfuerzos y cumplan las demandas del mercado internacional, explicó Sánchez.

“Pretendemos lograr un crecimiento personal de las mujeres productoras y a la vez desarrollar sus habilidades para que eleven sus ingresos y puedan así ofrecer un mejor porvenir a sus familias” indicó, Silvia Tórrez, Directora de la unidad de género de APEN.

Las mujeres empoderadas más fácilmente se integran a las cadenas de valor y reciben financiamiento para la producción o mejoras a sus empresas. Este es el caso de 57 mujeres productoras de rosquillas y chía en el norte de Nicaragua que en 2014 mejoraron su capacidad productiva.

“El proyecto permite por primera vez que estas mujeres sean sujetas de crédito, un paso importante para ellas, porque podrán aumentar su fortaleza económica y así impulsar cambios positivos en sus vidas”, dijo Torres.

Un total de 12 empresarias de rosquillas en Somoto, Madriz, recibieron crédito proveniente de la Caja de Ahorro Rural (CARUNA), 13 productoras de chía en Pantasma, Jinotega, fueron financiadas por la “Empresa Ancla” Agroexport y 32 productoras de chía de Sébaco recibieron crédito del Fondo de Desarrollo Local, FDL.

“Este crédito recibido será para estas empresarias un capital fresco para trabajar y si lo saben administrar tendrán acceso a mayores montos. En el caso de Agroexport facilitó financiamiento para la producción de siete manzanas de chía orgánica sin ganar interés alguno y con el compromiso de posteriormente comprar la producción a precio de mercado”, explicó Torres.

Entusiasmadas

“El crédito lo recibimos en agosto de este año. En mi caso no tuve que presentar ninguna garantía prendaria y me lo dieron sin muchos peros, pues generalmente las instituciones financieras exigen muchos requisitos. Lo voy a utilizar para ampliar la infraestructura de mi empresa”, dijo Fátima Carazo Toruño, propietaria de la rosquillería Alondra en Somoto.

Esta pequeña empresaria de rosquillas podrá construir nuevas áreas en su empresa y cumplir con el flujograma que exige el Ministerio de Salud (Minsa) para procesos limpios e inocuos. Facilitándole en el futuro acceder a certificaciones en Buenas Prácticas de Manufactura, BPM.

“Mi planta aún no está certificada, pero tengo la esperanza de certificarla en 2015 y poder así comercializar mis rosquillas a mercados más formales”, agregó Carazo. Rosquillería Alondra elabora unas 1,200 bolsas de rosquillas y hojaldras diarias.

Alvaro Cantillano, de la empresa Agroexport, dijo que ellos trabajan con tres empresas de rosquillas de Somoto con quienes concertaron la compra de las primeras 200 cajas de (17.5 libras cada caja) rosquillas y hojaldras que exportaron a Estados Unidos el pasado 10 de enero del 2015.