•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las estadísticas del primer semestre del 2014 en materia de inversión extranjera directa en el país, registraron US$763 millones en flujos brutos de inversión.

Según Javier Chamorro, Director Ejecutivo de Pro Nicaragua, al proyectar esa cifra al cierre del 2014 --asumiendo que continuaría esa tendencia-- se obtiene un registro que alcanza casi los US$1,530 millones, lo que implica un crecimiento de casi un 10% contra los flujos de inversión del 2013, lo cual era la meta de este organismo de promoción de la inversión en el país.

¿Cuáles son los sectores económicos que lideran esta inversión?

El dato novedoso para el año 2014 fue que el sector que lidera las inversiones es el industrial, algo que no había ocurrido antes. Históricamente, los sectores de energía y telecomunicaciones --los más intensivos en capital—siempre lideraban las inversiones, y el hecho de que ahora el sector industrial los supere, es importante, porque incide en la generación de empleo. Es decir, que hablamos de inversiones productivas que muchas de ellas tienen un enfoque exportador y traen divisas para el país y por lo tanto generan empleo para la población.

¿Cuántos empleos se crean por cada millón de dólares que entra de inversiones extranjeras directas al país?

No hay un número que uno pueda utilizar de manera permanente porque realmente varía mucho de sector en sector. Un proyecto de inversión por ejemplo, para desarrollar una fuente de energía renovable, en su período de construcción puede generar una cantidad importante de empleos, pero luego puede fácilmente tener una relación de uno a cinco millones de dólares por empleo. Es decir, son grandes inversiones que, una vez construidas, los empleos permanentes que quedan son pocos.

Pero después te vas a un sector industrial y te das cuenta de que un empleo puede ser generado con apenas 5 mil dólares de inversión. Entonces las brechas entre uno y otro sector son muy amplias y hacer un análisis de tendencias a nivel de promedio del país es difícil porque depende de qué tanta participación tuvo energía o telecomunicación es las inversiones.

¿De qué otra manera se puede medir la generación de empleos?

Si revisamos los datos estadísticos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, nos damos cuenta que desde hace varios años Nicaragua ha comenzado a crecer a un ritmo superior al 6% anual en la creación de empleos formales nuevos que se registran en el Seguro Social.

En los últimos años se observa un crecimiento de la inversión centroamericana en Nicaragua. ¿Qué porcentaje representa ese flujo de inversión?

Nosotros medimos los flujos de inversión de lo que tradicionalmente conocemos como Centroamérica pero también Panamá, y este último país es uno de los primeros tres orígenes de inversión de los últimos años que viene a Nicaragua, pero la inversión que viene de allí no es necesariamente panameña pues este país es un centro corporativo regional donde hay muchas empresas transnacionales de otros orígenes que tienen su base en Panamá para la región.

Entonces ¿de dónde proviene la inversión más importante?

En realidad los orígenes de inversión más importantes de Centroamérica tradicionalmente son Guatemala y Costa Rica, y este último se ha caracterizado por tener inversiones en comercio, bienes raíces, sector turismo, mientras Guatemala ha invertido más en agro industria e industrial. Pero como un todo, Centroamérica desde 2009 por lo menos hasta la mitad de 2014 registra flujos de inversión en el país por cifras superiores a los US$1,000 millones, de los cuales un 20% provienen de Guatemala y 15% de Costa Rica.

¿Qué ofrece el país a un inversionista?

El país ofrece una serie de condiciones que son atractivas, tenemos algunos factores de producción en los cuales somos sumamente competitivos como abundante mano de obra, y además Nicaragua tiene muchas tierras también a precios muy competitivos.

Contamos con esquemas de tratados comerciales que nos permiten acceder a mercados de diferentes países del mundo, ya sea de forma libre de impuesto o con tarifas preferenciales, entonces eso hace atractivos a los proyectos que invierten con enfoque exportador, y además tenemos una serie de esquemas de incentivos fiscales para las empresas que vienen a invertir para permitir que los períodos de retorno a su inversión se aceleren.

¿Cuál ha sido la prioridad del Gobierno al momento de atraer inversión?

Notamos que el Gobierno se preocupa por generar un clima de inversión favorable, y esa condición ha permitido que para los empresarios extranjeros sea muy atractivo venir porque se encuentran con un Gobierno facilitador.

A eso se suma de que Nicaragua tiene una condición única en seguridad y eso es muy atractivo para los empresarios, sobre todo para ejecutivos de esos grupos empresariales que vendrían al país, pues saben que vienen a un país donde sus familias pueden estar tranquilas.

¿En el 2015 hay alguna estrategia destinada a captar nuevas inversiones y cuáles áreas se pretende promover más?

Cada vez procuramos dedicarnos hacia actividades industriales de enfoque exportador que agreguen más valor a la actividad económica del país, tanto en la industria como en la agroindustria, donde buscamos añadirle valor a la producción agrícola que este país ya tiene, pero procurando dejar de ser un exportador de comodities agrícolas, y tratando de convertirnos en exportadores de productos terminados para que quede más riqueza en el país.

Con esa lógica, hemos incluido 27 diferentes actividades a lo largo del año que incluyen varios foros locales, para invitar a empresarios extranjeros a conocer el país; una serie de misiones puntuales hacia diferentes mercados. Estaremos en todo el mundo, en norte y Sur América, en varios países europeos como España, Francia, Holanda, Italia, así como misiones países de Asia para promover las oportunidades económicas con Nicaragua, por lo tanto es un programa muy dinámico que esperamos nos permita generar los contactos necesarios para traer actividad económica al país.

¿Qué significa que el país haya avanzado cuatro posiciones en el ránking de Tholons, consolidándose Managua como una de las mejores ciudades de Latinoamérica para operaciones de servicios tercerizados?

Esto demuestra que en general la comunidad empresarial a nivel internacional empieza a conocer a Nicaragua y se está dando cuenta de que el país es un jugador a nivel internacional como destino de inversiones. Hace tan solo cuatro años, no aparecíamos allí, y hoy ya estamos en la posición 83. Eso tiene que ver mucho con el cambio de percepción que a nivel internacional hay de Nicaragua.

Hace 10 años, cuando salías al exterior y hablabas de Nicaragua, había mucho desconocimiento del país, no sabían cuál era nuestra realidad y cuando hablabas con los empresarios ellos se acordaban de las noticias desde los tiempos de la guerra, de cuando se derrocó a la dictadura, de la Revolución sandinista, entonces la imagen que había era la de un país aún inestable tal vez, o inseguro.

¿Los inversionistas que han venido están satisfechos?

Las empresas que hemos logrado atraer en los últimos años --al tener una experiencia exitosa-- se han convertido ellas mismas en promotoras de Nicaragua y al dar recomendaciones positivas sobre el país, atraen a otras empresas, y a eso hay que sumarle el desarrollo de los proyectos de infraestructura grande como el de (la hidroléctrica) Tumarín y el canal de Nicaragua, que colocan al país en los principales titulares económicos a nivel mundial.

Entonces hoy se habla en otros términos de los que no se hablaba hace 10 o 15 años y eso es un logro del presidente Daniel Ortega que ha podido transformar la imagen del país hacia uno más abierto a los negocios, donde se puede tener seguridad en su inversión y un país que es un buen socio para los empresarios.

 

Trayectoria empresarial

Javier Chamorro es director ejecutivo de PRONicaragua, la Agencia Oficial de Promoción de Inversiones de Nicaragua, desde mayo 2007.
Fue director comercial para OCAL S.A.
Trabajó como gerente de País de la compañía Kellogg’s Centroamérica y ha trabajado como consultor en desarrollo empresarial en diferentes áreas de inversión.
Realizó estudios de postgrado en Integración Económica Regional en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae.