•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Agricultores que exportan productos no tradicionales se reunieron con representantes del gobierno para empezar a buscar solución a algunas problemáticas que enfrentan en los últimos meses.

En noviembre pasado, por ejemplo, fracasó una exportación de chía a Colombia porque el Ministerio de Agricultura de Colombia no tiene homologado este producto como un alimento de consumo humano.

“Hemos resuelto eso con diferentes instancias del gobierno y creemos que en unos 10 o 15 días podremos solucionar ese problema. También tenemos órdenes de compra de chía desde Canadá y hemos tenido dificultad con los fletes que son muy costosos, pues no tenemos puertos que nos conecten con Canadá, pero ya hemos discutido algunas alternativas”, expresó, Leonel Ortiz Juárez, de Tropicana Fruit.

La producción nacional de chía pasó de 5,000 quintales en 2014, a 180,000 quintales cultivados en el 2014; sus principales compradores son de Estados Unidos y Costa Rica, aunque los productores exploran otros mercados.

EL PRECIO BAJA, PERO…

“Tenemos un problema muy serio con el precio que ha bajado, debido a que Argentina le vende la chía más barata a EE.UU., pero lo importante es que la nuestra impacta a los compradores porque destaca por su color y gusta porque es cultivada por mujeres y no está mecanizada, es decir, nuestra chía posee buenas prácticas de manejo”, asegura Ortiz.

Actualmente la chía nica no puede entrar a Europa porque no se disponen de las certificaciones que permitan cumplir con todas las exigencias de ese mercado.

Por su parte Silvio Fornos, en representación de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, dijo que en el 2013 las exportaciones de chía fueron de US$2.1 millones, mientras para el 2014 pasaron a US$5.4 millones.

“Y todavía creemos que puede crecer más gracias a la motivación del productor y a la demanda internacional. Hay mucho interés por la chía, principalmente en Asia Continental y Europa, la chía nicaragüense es una de las mejores del mundo porque ha conservado por muchos años su valor genético, sin ser modificada como en otras partes de América del sur”, consideró Fornos.