•   Miami, Florida  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las conversaciones oficiales que mantienen en La Habana las delegaciones de Estados Unidos y de Cuba y, sobre todo, la petición del presidente estadounidense, Barack Obama, al Congreso para que acabe con el embargo contra la isla, ha desatado una fuerte división en el exilio cubano en Miami.

Mientras un buen número de grupos anticastristas atacan a Obama por las concesiones “unilaterales” hechas al Gobierno cubano por su propuesta de terminar con el embargo, otros aplauden la lógica de esta demanda presidencial.

La directora del Consejo por la Libertad de Cuba (CLC), Ninoska Pérez, tachó de “disparate” el acercamiento de EE.UU. a Cuba cuando, resaltó, que continúa sistemáticamente “violando todas las leyes y los derechos humanos” y escamotea sin vergüenza el proceso de transición hacia un régimen de libertades.

En Cuba, dijo a Efe, “se sigue golpeando a las Damas de Blanco, reprimiendo y encarcelando” a los disidentes, por lo que no entiendo “cómo se puede llamar a esto avance de la diplomacia”, expresó frustrada la activista cubana.

No obstante, la cubana apuntó que, con una mayoría republicana en el Congreso, el exhorto de Obama tendrá poco recorrido y será tumbado por la mayoría de los legisladores.

Sin embargo, otros portavoces del exilio y grupos como Cubanow o Movimiento Democracia son partidarios de la nueva etapa y acabar con el embargo comercial.

“Yo aplaudo lo que ha dicho el presidente Obama. Me parece que más de medio siglo con una misma política que no dio resultados” y solo sirvió para “reforzar más la dictadura cubana”, no conducía a ningún avance, aseguró a Efe Juan J. Almeida García, hijo de uno de los comandantes de la Revolución cubana y radicado en Miami.

“Hay que explorar nuevos caminos para intentar llegar al pueblo cubano”, apuntó el hijo del fallecido vicepresidente de Cuba Juan Almeida Bosque, quien en 2010 llegó a EE.UU. después de siete años de haber solicitado al Gobierno de Cuba que le permitiera salir para someterse a un tratamiento médico.

Los pro y contras

El Movimiento Democracia, dirigido por Ramón Saúl Sánchez, se ha posicionado desde hace años a favor del levantamiento del embargo a Cuba, una postura que mantiene también tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas, que rompen más de medio siglo de aislamiento.

“Estoy de acuerdo con el levantamiento del embargo, pero al escuchar el martes a Obama pensaba en el embargo que el régimen de Cuba mantiene sobre las libertades políticas y económicas de los cubanos”, destacó a Efe Saúl Sánchez.

Sin querer posicionarse a favor o en contra del levantamiento del embargo, Antonio Díaz Sánchez, directivo del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), se refirió a la que es la primera preocupación de este grupo: “la libertad y los derechos de los cubanos, que no pueden vivir en un país democrático donde impere el Estado de derecho”.