•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Programa de Biogás Nicaragua, PBN, ha invertido hasta el momento C$1.5 millones en el incentivo que está entregando a ganaderos de distintas partes del país, con el propósito de generar energía eléctrica con el estiércol de las reses.

De acuerdo con un comunicado del Servicio de Cooperación Holandés, SNV, la organización que está encabezando ese programa, ya se ha beneficiado con el acceso a energía limpia más de 300 familias ganaderas de los departamentos de Matagalpa, León, Chontales, Boaco y Río San Juan, así como los municipios de Muelle de los Bueyes, Nueva Guinea y El Rama, de las regiones autónomas del Caribe.

El programa, por medio de ese incentivo, brinda facilidades para que los beneficiados compren equipos para la producción de biogás.El incentivo cubre del 20% al 40% del costo total del sistema.

“Las familias ganaderas que han instalado sistemas de biogás han mejorado sus condiciones de vida, han incrementado la productividad de sus fincas y han obtenido ahorros significativos en compra de fertilizantes químicos y leña”, asegura el comunicado.

Adrián Osejo, de la comarca Las Azucenas, en el municipio de San Carlos, es uno de los ganaderos que está produciendo biogás, a través de ese programa.

Osejo reconoció, según el comunicado mencionado, que ha dejado de usar casi mil rajas de leña, mensualmente en su fogón, dado que ahora usa biogás para cocinar. Asimismo, su familia y él han dejado de inhalar humo al dejar de cocinar con leña.

Muerte por humo

La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que unos 4.3 millones de personas mueren cada año en el mundo por la contaminación emitida por fogones rudimentarios de biomasa y carbón.

Osejo también utiliza el “biol”, el residuo que resulta del estiércol una vez que fue convertido en biogás, como abono orgánico, dejando de comprar 60 quintales de abono químico, para sus plantaciones de ayote y naranja.

“El biol es un abono orgánico que aporta nutrientes al suelo y a las plantas, como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio; y micronutrientes como cobre, zinc, manganeso y magnesio. Mejora el crecimiento de las plantas por las hormonas que contiene, lo que incide en el aumento del rendimiento de los cultivos, revitaliza los cultivos que sufren estrés por plagas o enfermedades y fortalece la resistencia de las plantas a los cambios adversos del clima”, según el SNV.

El PBN se ejecuta con un fondo de US$6.2 millones, aportados por el Fondo Multilateral de Inversión, Fomin; Fondo Nórdico de Desarrollo, NDF, SNV, HIVOS y aportes locales.