•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una sequía “muy fuerte” en los últimos meses en Brasil, el principal productor de café del mundo, podría reducir la producción del grano en la cosecha cafetalera 2014-2015 de ese país, que comienza en junio próximo, y también incidir en un aumento del precio internacional.

La situación podría ser similar a la de Nicaragua, donde la falta de lluvia en los últimos meses de 2014 provocó una maduración irregular del café, así como que el grano no creciera lo suficiente, por lo que los productores se atrevieron a pronosticar pérdidas de entre 10 y 15% en la producción en la actual cosecha.

El precio del grano cerró ayer en US$164.9 por quintal, 2.5% más que el día anterior, cuando alcanzó los US$160.75.

Difícil predecir

Productores y exportadores de café de Nicaragua suelen decir que ninguno tiene la “varita mágica” para predecir qué pasará con los precios del grano. De lo que sí están seguros es que en dependencia de lo que pase en Brasil, el café podría alcanzar mejores o peores precios de los que se manejan en la actualidad.

“Todo lo que pasa en Brasil, por más pequeño que sea, tiene repercusión en el precio internacional del café”, afirmó hace unos días Henry Hüeck, cafetalero nicaragüense, en referencia al brote de broca que está afectando a los Estados de Espírito Santo y Sao Paulo, en Brasil.

“Si hay una reducción de la producción, obviamente el precio tiende a subir; pero si hay una mejor cosecha el precio tiende a bajar. Esas son las variables que hay que tomar en cuenta. En el caso de que hubo sequía, probablemente el mercado ya descontó, porque el mercado ya subió (el precio del café) y ahora está bajando”, explicó José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua, Excan.

Mientras tanto, Edwin Ruiz, director ejecutivo de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua, ACEN, dice que se ha hablado conservadoramente de la sequía de enero pasado en Brasil. Pero si el fenómeno se continúa acentuando en febrero, considera que sí influirá en un aumento del precio internacional.

“La afectación de los precios internacionales va a estar en dependencia de la cuantificación real de daños por ausencia de lluvias en diciembre, enero y febrero”, opinó Ruiz.

Afectación

La cooperativa Cooxupé, que reúne a 11,000 productores de café, principalmente de Minas Gerais, el principal Estado cafetero de Brasil, afirmó recientemente a The Wall Street Journal que su cosecha no se está desarrollando como debería, debido a las limitaciones de lluvia en enero pasado.

El presidente de Cooxupé, Carlos Paulino, dijo que “está lloviendo menos en todas partes, pero en algunas zonas es suficiente para mantener la vegetación y en otros no lo es”.

En enero, un mes que es importante para el buen desarrollo de las plantas de café en Brasil, el área Guaxupe recibió solo 190 milímetros de lluvia, en comparación con los 260 milímetros a 280 milímetros en un año normal, afirmó Paulino. “Los granos no se están desarrollando como deberían, sino que deberían ser más grandes”, sostuvo el representante de la principal cooperativa de café de Brasil.

La Organización Internacional del Café, OIC, no lo atribuye a los problemas del clima, pero sí afirma en el “Informe del mercado de café, diciembre 2014” que esta cosecha tendrá un descenso de, al menos, el 7.7%.