•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el país, apenas 2 de cada 10 personas que reciben remesas han logrado bancarizarse, la cifra más baja de la región, la cual encabeza Guatemala donde cuatro de cada diez receptores de remesas ya han abierto una cuenta bancaria producto de esos ingresos.

Eduardo Martínez, es un joven que forma parte de esos nicaragüenses que han logrado bancarizarse. Este joven originario de San Juan de La Concepción recibe US$250 mensuales que le envía su mamá desde los Ángeles, Estados Unidos, de los cuales ahorra US$30, ahora ha optado por solicitar un préstamo para hacerles mejoras a su vivienda.

“Llevo más de tres años ahorrando un promedio de US$30 mensuales, en ese tiempo he logrado ahorrar más de US$1,000, pero ahora necesito US$2,500 para hacer una ampliación en la casa, ya fui a solicitar el préstamo en el banco y me lo aprobaron sin ningún problema”, señaló Martínez.

Melisa Castro, gerente de Finanzas e Internacional de Banpro Grupo Promerica, indicó que cuando los receptores de remesas logran un historial de ahorro se les hace más fácil obtener un préstamo. “Nosotros desde el banco estamos en constante esfuerzo por lograr la bancarización de las remesas, porque si parte de esos ingresos se destinan al ahorro, esto tiene un efecto muy grande sobre la economía del país y en la reducción de la pobreza”, señaló.

Según la funcionaria el promedio de ahorro anual de los nicaragüenses que reciben remesas y que están bancarizados es de US$500, mientras que en Guatemala es de US$900, en El Salvador es de US$1,200 y US$1,800 en Honduras donde el 29% de los que reciben remesas cuentan con una cuenta de ahorro en el Sistema Financiero.

Educación financiera

La funcionaria de Banpro Grupo Promerica expresó la necesidad de promover la bancarización de las remesas familiares. “Es necesario promover la educación financiera entre las familias que reciben remesas”, explicó.

Manuel Carrillo, gerente de Gerencia de Productos de Banco Lafise Bancentro, señaló que para los receptores de remesas ellos ofrecen una cuenta de ahorro que se llama “Cuenta Amigo” con el objetivo de bancarizar a todos los beneficiarios de remesas.

“Cuando la persona se bancariza inmediatamente tiene acceso al Sistema Financiero, va creando una relación de confianza entre el cliente y el banco, tiene la oportunidad de optar a un crédito financiero y hasta un seguro de vida”, señaló Carrillo.

Otro de los beneficios que tiene la bancarización es la disminución de costos para el receptor de las remesas, una mesa de cambio preferencial y el acceso a banca electrónica.

Los envíos de remesas a través de los bancos comerciales del Sistema Financiero Nacional han venido creciendo en los últimos años ya que en el 2011 solo el 32.3% de las remesas era canalizada a través de los bancos, cifra que subió al 34.6% en el 2014.

El costo promedio de envío de remesas de los Estados Unidos a Nicaragua a través de los bancos comerciales es del 10% del monto total y el 3% de las provenientes de Costa Rica.

Un 5 % de los inmigrantes invierten en su país de origen un promedio de US$5 mil, después de 5 años.