AP
  •   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los ejecutivos de las principales fábricas de vehículos de Estados Unidos retornan al Congreso para asistir a la audiencia en la cual intentarán convencer a legisladores escépticos de que les brinden una ayuda de emergencia por un total de 34.000 millones de dólares.

Dos semanas después de un chapucero intento en la Colina del Capitolio, los líderes de General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC, esta vez mostrando compunción, y desplazándose en vehículos, no en jets corporativos, pedirán ante el comité bancario del Senado que les brinden ayuda. Cada una de las "Tres Grandes" de la industria automotriz presentará un plan separado que incluye una vasta reestructuración, la eliminación de avionetas privadas, y promesas de algunos ejecutivos de trabajar por un dólar al año.

Se cree que al principio, los ejecutivos de Detroit recibirán una fría recepción en el Congreso, aunque no hay antecedentes que se hayan ido nunca con las manos vacías.

Entre tanto el senador Christopher Dodd, presidente del comité bancario de la Cámara Alta, señaló que no estaba dispuesto a patrocinar un plan de rescate para las empresas automotrices. Dodd escribió ayer al presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y le preguntó si no podía ayudar a las "Tres Grandes".

Bush tiene la solución
Entre tanto, el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, demócrata por Nevada, dijo que correspondía al gobierno del presidente George W. Bush rescatar de manera unilateral a las fábricas de vehículos. Para eso, dijo, era suficiente con retirar parte de los 700.000 millones de dólares del fondo de rescate a Wall Street, pues el Congreso parecía poco dispuesto a hacerlo. "No creo que en estos momentos contemos con los votos para hacerlo", dijo Reid.

El comité presidido por Dodd escuchará testimonios del director de GM, Rick Wagoner, del director de Ford Alan Mulally, y del director de Chrysler Bob Nardelli, además del presidente del sindicato automotriz, Ron Gettelfinger y de funcionarios del Congreso. El comité de servicios financieros de la Cámara de Representantes realizará una sesión similar el viernes.