•  |
  •  |
  • END

De 130 a 150 variedades de plantas alimenticias conocidas, propias del país, existen en Nicaragua, sin embargo, lo que aún no se conoce es mucho más, advierten especialistas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), del Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor), así como del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Esa enorme variedad de plantas, bien explotadas y desarrolladas para su cultivo, podrían fácilmente asegurar el abastecimiento de los alimentos al país y además exportar, sin embargo, aún es incipiente el aprovechamiento de los recursos fitogenéticos del país, dirigidos específicamente hacia la alimentación.

Al respecto, el doctor Gero Vaagt, representante de la FAO en Nicaragua, dijo, con mucho énfasis, que en el país existe una fuerte cantidad de recursos alimentarios, pero que no están desarrollados, y en ese sentido explicó que se han identificado de 20 a 25 variedades de frijoles.

De hecho, el delegado de la FAO recibió un estudio realizado al respecto por un comité encabezado por el Magfor, sobre los recursos fitogenéticos que tiene el país. Éste es el segundo estudio, el primero fue realizado en 1998.

Vaagt aseveró que la existencia de esa cantidad de variedades de un solo tipo de alimentos, destaca las grandes posibilidades alimenticias que tiene el territorio nicaragüense, dado la gran variedad fitogenética que tiene el país y que su explotación puede, con un buen marco legal a nivel nacional, ser incentivado.

Recordó que existe una comisión nacional, integrada por distintos organismos locales, tanto públicos, como privados, que han estado trabajando en ese marco legal, que asegurará los beneficios que el país y los productores podrán obtener de la explotación de estos recursos fitogenéticos, tanto en producción alimentaria para el mercado local e internacional, como para la exportación de semilla.

Comité trabaja en investigaciones y en ley marco
En ese esfuerzo han estado participando unas 25 entidades estatales, privadas y organismos no gubernamentales, así como representaciones internacionales en el país, informó el representante de la FAO.

Nicaragua es parte del Tratado Internacional sobre Recurso Fitogenéticos y desde 2001 se comenzó a trabajar en Nicaragua, lo que significará un gran paso para el país, dado que reglamentará el uso de sus riquezas genéticas a nivel de flora y por lo tanto al país, en cualquier otra nación, le tendrán que reconocer sus derechos o regalías.

Para marzo de 2009 se reunirán en Cartagena de Indias, Colombia; habrá una reunión regional sobre el estado de los recursos fitogenéticos de cada nación, en tanto que en octubre del mismo año se realizará una reunión a nivel mundial en Roma, Italia.

Entre tanto, el ministro Agropecuario Forestal, Ariel Bucardo, explicó que Nicaragua tiene un gran potencial fitogenético, en cuyo conocimiento ha trabajado un importante equipo técnico gubernamental y privado, al tiempo que señaló que sólo en maíz existe una significativa cantidad de distintas variedades, lo que para la alimentación es sumamente importante.

Recordó que la actual administración gubernamental tiene entre sus principios, la política de seguridad alimentaria, para lo cual, dijo, han contado con apoyo de la FAO y de distintos organismos no gubernamentales. Con estos recursos, agregó, se pueden elevar los rendimientos, por ejemplo, de maíz, que aún son muy bajos, alrededor de 22 quintales por manzana.