•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de sociedad civil ayer presentaron sus propuestas ante el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, el cual consideran que debe ir más allá de lo económico y debe tomar en cuenta las desigualdades sociales.

El planteamiento original de la idea de un tratado especifica un acuerdo de asociación, que se afirma va más allá de un tratado de libre comercio, sin embargo es escasa la parte de desarrollo en lo que han avanzado las partes.

Haydée Castillo Flores, perteneciente al Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana y miembra del Directorio del Comité Consultivo del Sistema de Integración Centroamericana, señaló que este es un acuerdo de asociación estratégica birregional entre la Unión Europea y la región centroamericana que tiene una parte de diálogo político de cooperación y otra de dimensión comercial.

Para esto, diferentes organizaciones de sociedad civil del Comité Consultivo del Sistema de Integración Centroamericana presentaron una propuesta de texto negociador para los temas que Nicaragua está negociando.

“Nuestra propuesta es que a diferencia del tratado de Comercio con los Estados Unidos podamos tener un acuerdo realmente para el desarrollo para Centroamérica, y no algo que una región negocia con otra en condiciones desventajosas”.

Castillo indicó que se destaca, en primer lugar, la creación de un Fondo de Cohesión Social, donde la Unión Europea se comprometa en destinar recursos para fortalecer en primer lugar el empleo, pues Centroamérica necesita empleos de calidad, no de zona franca, ni comercio informal, que son fuentes laborales pero no de desarrollo integral.

Otro aspecto es la necesidad de formación de mayor calidad. “Tenemos un rezago histórico de años en educación y los niveles de escolaridad. Nosotros no estamos cumpliendo con la norma básica a nivel nacional del acceso a la educación primaria, principalmente en las zonas rurales.

Enseñanza gratuita… pero no llega a todos
Tenemos educación gratuita, pero un buen porcentaje de la niñez difícilmente llega a tercer grado de primaria”, indica la miembro del directorio del Comité Consultivo del Sistema de Integración Centroamericana, agregando que de la manera actual no vamos a lograr desarrollo, ni insertarnos con ventaja en ningún acuerdo comercial si sostenemos bajos niveles educativos.

Señala también priorizar la inversión en la economía social que beneficie a la pequeña y a la mediana industria, ya que en los anteriores acuerdos los más beneficiados siempre han sido los grandes capitales económicos.

Por otra parte, comenta la necesidad de una integración regional que parta de la integración comunitaria. Señala que, precisamente, por la gran vulnerabilidad de la región estamos perdiendo cohesión social al tener a gran cantidad de conciudadanos buscando fuentes de trabajo en el exterior, porque Centroamérica se ha convertido en una región que económicamente no es viable para nosotros mismos.

Asimismo, la región está satisfaciendo las necesidades externas y sólo lo que ellos quieren. Eso es bueno, pero también hay que fortalecer el mercado interno centroamericano ante la inseguridad alimentaria.

Se deben combatir los alarmantes niveles de desnutrición, pues con todas las limitaciones orgánicas y biológicas estamos perdiendo capacidades intelectuales y físicas. Se necesitan seres humanos aptos para insertarlos en una economía globalizada competitiva.

Miguel Ruiz, de la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, expresó que la posición sindical es apoyada por las federaciones sindicales europeas, en tanto al respeto de los derechos laborales y la creación de mejores condiciones de trabajo.

“En primer lugar, el respeto a las convenciones internacionales de derechos laborales, la seguridad laboral a través de empresas estables dispuestas a invertir, y el desarrollo de la fuerza de trabajo que permita a los trabajadores cumplir con las exigencias nuevas del mercado y la competitividad”.

El sindicalista también recalcó la necesidad de que la educación primaria, secundaria, técnica y universitaria responda a la realidad y a las necesidades de tecnificación.

Por otra parte, mencionó como apremiante una agenda de equidad, en reconocimiento de la fuerza laboral femenina, y la flexibilización de condiciones laborales para una masa que además de reproducir a la sociedad tiene que ser cabeza de familia y producir.