•  |
  •  |
  • END

Organizaciones de pequeños productores y grandes empresarios intensificaron sus gestiones para tratar de evitar que el directorio de la Corporación Cuenta Reto del Milenio, CRM, suspenda la ayuda de este programa a Nicaragua, decisión que será tomada hoy en Washington.

Las pequeñas productoras de León y Chinandega, organizadas en el Consejo de Mujeres de Occidente, enviaron una delegación a Washington para evitar la suspensión de la ayuda, mientras la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, hace lo mismo a través de su presidente, César Zamora.

Estados Unidos congeló temporalmente 64 millones de dólares que faltan desembolsar de un monto total de 175 millones que destinó la CRM para Nicaragua, por considerar que no se cumplió con el compromiso de realizar elecciones transparentes en los pasados comicios municipales.

La decisión definitiva sobre si se continuará otorgando esta ayuda o no, la tomará hoy el directorio de la CRM en Washington.

A través de una nota de prensa enviada a EL NUEVO DIARIO, Amcham informó que el presidente de esta organización, César Zamora, se reunió con altos funcionarios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, con autoridades de la Corporación Reto del Milenio y con la vicepresidenta de la Asociación de Cámaras de Comercio de América Latina, Aaccla, para abogar por la no suspensión de la asistencia que brinda el gobierno de Estados Unidos a Nicaragua a través de la CRM.

Zamora le hizo ver a Adrean Scheid Rothkopt, Vicepresidente Ejecutiva de Aaccla y a la vez Vicepresidente de Asuntos del Hemisferio Occidental de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, el enorme impacto que tendría en el sector productivo de los departamentos de León y Chinandega la suspensión de la ayuda que se brinda a los productores pequeños y medianos de esa zona, así como la cancelación de proyectos de infraestructura vial necesarios para el desarrollo del sector agropecuario.

El presidente de Amcham también se reunió con Jason Steinbaun y Eric Jacobstein, principales asesores del congresista demócrata Elliot Engel, Presidente del Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, con quienes abordó la importancia para el pueblo nicaragüense de la CRM.

Las visitas también incluyeron al asesor principal del presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Howard Berman, y a Matthew Bohn, jefe de despacho del embajador John Danilovich, Director Ejecutivo de la CRM, entre otros funcionarios.

“Es ahora más que nunca que necesitamos de la ayuda de nuestros amigos en nuestra lucha por preservar la democracia. Los que se han beneficiado de la Cuenta Reto del Milenio son en su mayoría pequeños productores, y se han generado miles de puestos de trabajo, por lo que no es justo que sean ellos las víctimas de esa decisión”, dijo Zamora al concluir su reunión en el Congreso estadounidense.


Pequeños también cabildean
Imara Martínez, coordinadora del equipo técnico del Consejo de Mujeres de Occidente, dijo que elaboraron una carta para el presidente Daniel Ortega, la cual entregaron personalmente, y otra al embajador John Danilovich, Presidente de la Corporación Reto del Milenio, exponiéndoles el impacto negativo que traerá a los pequeños productores la suspensión de la ayuda.

Otra carta se la enviaron a Ken Hackett, del organismo Catholic Relief Service, quien forma parte de la directiva de la Corporación Cuenta Reto del Milenio.

Martínez dijo que una delegación de tres mujeres pequeñas productoras está en Washington, donde se han reunido con representantes de la Corporación Reto del Milenio y del Congreso, para tratar de evitar la suspensión de la cooperación.

Añadió que también llevaron unas 11 mil cartas de pequeños productores y pobladores de Occidente, solicitando que no se cancele la ayuda de la CRM.

“Solicitamos su apoyo, porque siempre cuando se lastima la economía, somos las mujeres a quienes nos toca salir al paso para garantizar la sobrevivencia de nuestras familias.

Es importante que tenga en consideración que, sobre todo en el campo, las mujeres rurales no queremos que nuestros hijos y familia migren a otros países en busca de trabajo”, expresa una de las cartas de las mujeres productoras.

Las pequeñas productoras presentaron, además, un informe de lo que se dejaría de hacer si se suspenden los 64 millones de dólares que faltan por desembolsar de parte del programa, que afectaría tres carreteras, no se asfaltarían varios caminos rurales, se cancelaría la legalización de más de 39 mil parcelas y se paralizarían proyectos de asistencia técnica, reforestación y el barrido catastral de más de 100 mil parcelas, entre otras cosas.