•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP

Los precios del petróleo terminaron en alza este miércoles, sostenidos por la idea de que los productores de crudo reducirán la oferta, aunque limitados por la fuerte alza de las reservas semanales estadounidenses.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de West Texas Intermediate (designación del “light sweet crude” negociado en EU) para entrega en enero terminó en 43.52 dólares, en alza de 1.45 dólares en relación al cierre del martes.

“Los precios subieron ante rumores de un descenso de la producción de Arabia Saudita. La idea es que una reducción de la producción de la OPEP presionará la oferta a la baja”, según Bart Melek, de BMO Capital Markets. En Londres, el barril de Brent del mar del Norte con el mismo vencimiento subió a 42.40 dólares al cierre, en alza de 87 centavos. Las especulaciones inundan el mercado antes de la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo el 17 de diciembre, en la cual, la actitud de Arabia Saudita, primer productor del cartel, será muy seguida.

Algunos analistas apuestan por una reducción importante de las cuotas de la organización. El jefe de la delegación libia, Chukri Ghanem, había alentado esta opción, afirmando que la OPEP debe realizar una baja “sustancial” y “reabsorber los desequilibrios del mercado”.

Rusia, otro importante productor, pero que no integra el cartel, dejó entender este miércoles que podría reducir su producción petrolera en concierto con la OPEP a fin de consolidar los precios.

“Preparamos nuestras propias propuestas, que publicaremos a más tardar el 17 de diciembre”, indicó este miércoles el ministro ruso de Energía, Serguei Shmatko. En este contexto, los precios subieron hasta 45.27 dólares en Londres, y 46.17 dólares en Nueva York.


Reservas estadounidenses aumentaron
Los inversores no olvidaron el informe semanal de reservas petroleras estadounidenses, que mostró una fuerte alza de los stocks de productos petroleros, en particular de la gasolina y productos destilados como el diesel y combustible para calefacción.

“Esto implicará un descenso de los precios del petróleo y de los beneficios de las refinerías”, comentó Thierry Lefrançois, de Natixis.

Las reservas de crudo aumentaron en 400,000 barriles, a 320.8 millones de barriles, en la semana finalizada el cinco de diciembre, algo menos que lo anticipado por los analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires, que preveían un alza de 1.1 millones de barriles.

Los stocks de gasolina desvirtuaron ampliamente las previsiones, aumentando en 3.8 millones de barriles (mb), a 202.7 mb, contra un descenso esperado de 500,000 barriles, mientras que los stocks de productos destilados (diesel y combustible para calefacción) también aumentaron en 5.6 mb, para alcanzar 130.6 mb, cuando los analistas preveían un descenso de 1.4 mb. Estas reservas son particularmente seguidas en momentos en que el frío reina en Estados Unidos, provocando normalmente un aumento de la demanda de combustible para calefacción.