•  |
  •  |
  • END

Los precios del petróleo subieron este jueves más de 10% en Nueva York, donde el mercado adelantó una fuerte baja de la producción de los países exportadores, que se reunirán la semana próxima y a los cuales podría sumarse Rusia.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), el barril de WTI (West Texas Intermediate, denominación del "light sweet crude" negociado en Estados Unidos) para entrega en enero cerró en 47.98 dólares, un alza de 4.46 dólares con relación a su cierre del miércoles, un aumento del 10.25%.

Hacia el final de la semana pasada, cuando las cotizaciones cayeron a su nivel más bajo desde fines de 2004 (40.50 dólares), los operadores empezaron a dirigir su mirada hacia la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se reunió el miércoles en Orán, Argelia.

"El mercado adelanta una baja de la producción de la OPEP", explicó Andy Lipow, de Lipow Oil Associates. El cartel hizo saber, por boca de su presidente y varios ministros, que iba a reducir "sustancialmente" la producción. Los analistas estiman que el recorte será de entre 1 y 3 millones de barriles diarios.

En este contexto de expectativa, los operadores se mostraron particularmente sensibles a las cifras de producción dadas por el ministro saudita de Petróleo, Ali al-Nouaïmi, que "quedaron en línea con el objetivo dado por la OPEP", señaló John Kilduff, de MF Global. "El mercado sobrestimó la producción de Arabia Saudita", comentó Lipow.

Reequilibrio
Reforzando la idea que un reequilibrio importante del mercado podría partir de Orán, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, declaró este jueves que Rusia no excluía la posibilidad de adherirse a la OPEP.

El miércoles, Rusia, que disputa con Arabia Saudita el primer puesto en la producción mundial de crudo, había dado a entender que podría rebajar su producción de petróleo de acuerdo con el cartel a fin de hacer subir las cotizaciones.

A pesar de las previsiones de que la demanda se seguirá reduciendo, el mercado espera lo peor, según los analistas, mientras que la Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé un aumento del consumo en 2009, contrariando los pronósticos del gobierno de Estados Unidos.