•  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK/AFP

Los precios del petróleo subían netamente en Nueva York este martes, cerrando a 90 dólares el barril, luego de la decisión de la Reserva Federal (FED) de reducir nuevamente sus tasas de interés.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" para entrega en enero cerró en alza de 2.16 dólares a 90.02 dólares.

En las últimas sesiones "el mercado estaba dividido entre quienes se concentran en el bajo nivel de las reservas ante la llegada del invierno y los que piensan que la economía se deteriorará" y limitará en consecuencia la demanda energética, recordó Mike Fitzpatrick, analista de MF Global.

Pero esta última inquietud fue apaciguada en parte por la decisión de la Fed de reducir de 4,50% a 4,25% su tasa directriz. El banco central estadounidense realizó su tercera flexibilización monetaria consecutiva, destacando la incertidumbre que pesa sobre las perspectivas de crecimiento y de inflación.

"Es la señal de que la economía estadounidense va a aumentar un poco más de lo que se esperaba, o al menos no se desacelerará tanto como se temía. En consecuencia, el mercado mundial del petróleo permanecerá tenso", explicó Bart Melek, analista de BMO Capital Markets. "Esto va a impulsar la demanda", concordó Fitzpatrick.

Hecho notable, la decisión de la FED no fue tomada por unanimidad. Uno de los gobernadores, Eric Rosengren (presidente de la Fed de Boston), habría preferido una reducción de medio punto, "señal de que habrá otras reducciones de tasas en el futuro", según Melek.

Incluso antes de que la decisión de la FED se conociera, los precios del petróleo ya estaban impulsados, según los analistas, por temor sobre los stocks estadounidenses de crudo, luego de la detención temporaria, por problemas meteorológicos, de las instalaciones de Cushing, en Oklahoma, principal terminal petrolera del West Texas Intermediate, el crudo cotizado en la costa de Nueva York.

"Todo problema en Cushing impacta sobre los precios, porque ello significa que los stocks van a ser todavía más bajos que lo previsto", indicó Melek.