•  |
  •  |
  • END

El enorme costo que se recarga sobre la producción nacional, encima de los consumidores locales y la competitividad del país en los mercados internacionales es debido a factores como el valor de la electricidad que se genera a partir del consumo de fuentes fósiles y a la falta de tecnología suficiente que facilite los procesos y sea más eficiente.

La gran paradoja es que Nicaragua tiene, comparativamente, más recursos renovables de donde desarrollar energía en forma de electricidad que el resto de las naciones de América Central, con lo que podría reducir sensiblemente los costos al producir, tanto para nivel interno como para el exterior.

Nicaragua, sin embargo, tiene diversas fuentes potencialmente importantes para desarrollarlas y generar energía, con el fin de levantar la economía de la nación, actualmente postrada pero con grandes posibilidades, siempre y cuando el país salga del intenso debate político que ocupa parte importante del tiempo de la nación.

Al respecto, Phil White, representante de la empresa consultora neozelandesa SKM, dijo a EL NUEVO DIARIO que la geotermia, una de las fuentes más prometedoras para el país, puede suplir las necesidades energéticas de Nicaragua a mucho menor costo que el diésel y que el bunker, al tiempo que sustituye importaciones de energía.

El experto que trabaja como consultor de SKM para la empresa Polares, que desarrolla el parque geotérmico San Jacinto Tizate, señala que en el mundo algunos países han tenido bastante éxito desarrollando la geotermia, como Nueva Zelanda e Indonesia, entre otros, en tanto que en América Central lo está haciendo El Salvador, además de Nicaragua.

Experto destaca posibilidades
Para ayudar a desarrollar el potencial geotérmico de Nicaragua está Polaris, compañía con capacidad financiera para invertir en este campo, dice el representante de SKM, quien afirma que está trayendo expertos en geociencias e ingeniería.

El experto, quien es doctor en Geología, señala que Nicaragua tiene un gran potencial, por lo cual la compañía para la que labora tiene planes de desarrollar proyectos de al menos 72 megavatios, aunque considera que podrían llegar hasta los 200 megavatios de potencia.

Sin embargo, por el momento en Nicaragua sólo se están aprovechando el sitio de la Planta Patricio Argüello Ryan, junto al volcán Momotombo, por parte de la empresa israelí Ormat, y San Jacinto Tizate, que desarrolla la compañía Polaris.

“La planta de San Jacinto por el momento está generando 10 megavatios, aunque pronto nos podremos expandir y establecer otras dos plantas de 24 megavatios y posteriormente, al culminar unos 20 años de operación, instalaremos otra de la misma magnitud para llegar a un total de 72 megavatios”, afirma el experto.

Por el momento la empresa perforó recientemente dos pozos que son más eficientes que los anteriores, que ya existían en el sitio, y la producción de uno de ellos anda por los 16 megavatios. El otro produce 23 megavatios.

Asegura White que en un año o dos podrán desarrollar los 72 megavatios y después de eso observarán cómo se está comportando el reservorio para ver si se puede llegar hasta los 200 megavatios en el campo de San Jacinto. Otras zonas prometedoras que Polaris mira interesantes son el Hoyo Montegalán, la parte norte del Casitas, Zapatera y Mombacho.

Estudian potencial geotérmico
Entre tanto, el Director del Centro de Investigaciones Geocientíficas (Cigeo) de la Universidad Nacional de Nicaragua, Dionisio Rodríguez., destaca que en el país se está estudiando explorar el potencial geotérmico del área de la península de Chiltepe, en el lago de Managua, así como el Hoyo Montegalán, además de que la compañía Ormat está mejorando la explotación de la planta Patricio Argüello Ryan, junto al Momotombo.

La concesión de exploración en la península de Chiltepe la tiene la empresa Geonica, de la que se afirma que comenzará en los próximos días a perforar, en tanto que aparentemente está preparando los términos de referencia para licitar el área de Casita-San Cristóbal. Actualmente se habla también de que hay intereses de compañías islandesas e iraníes para invertir en la búsqueda del vapor para generar energía en Nicaragua.

De acuerdo con Rodríguez, máster en Geología, Nicaragua presenta en el Pacífico excelentes condiciones para el desarrollo de la geotermia, gracias a la presencia de cuerpos volcánicos y de estructuras en profundidad que sirven como fuentes de calor, pero también existen en el interior del país, como el caso de los hervideros en Murra, o en San Carlos, cerca de Río San Juan, donde hay fuentes termales originarias en rocas de origen terciario.

Señala el geólogo que la formación de la Dirección de Geotermia, dentro del Ministerio de Energía y Minas, ha dado más importancia al tema y en ese sentido están siendo asesorados por Islandia, país cuya principal fuente de energía es la generada por medio de vapor surgido de las entrañas de la tierra.

Rodríguez destaca que Nicaragua tiene un gran potencial geotérmico para lograr un desarrollo adecuado y que bien manejado, en pocos años, puede aportar grandemente a la economía del país, para superar el problema de dependencia energética, esto sumado a la explotación hidroeléctrica, lo que podría incluso convertir al país en un exportador de electricidad.

Entre tanto, el doctor en Geología, William Martínez, afirma que aunque faltan muchos estudios en Nicaragua para verificar con certeza el real potencial del país en materia de geotermia, porque se habla desde mil megavatios hasta tres mil, la verdad es que él considera que la depresión de los grandes lagos es un campo geotérmico natural.

Macroestructura favorece geotermia en Nicaragua
Martínez explica que el potencial de Nicaragua es mayor que el de cualquier otro país de América Central, dada la macroestructura de unos 300 kilómetros de largo por unos 70 de ancho, que es la depresión de los grandes lagos, en la cual hay mucha circulación de agua caliente desde profundidades relativamente someras, debido al intenso fracturamiento de la delgada corteza en el Pacífico del país.

Ciertamente, otras naciones como El Salvador explotan campos geotérmicos, pero en ese país no hay grandes reservorios de agua como en Nicaragua, pese a tener la fuente de calor, por lo tanto, el potencial geotérmico salvadoreño es menor.

El potencial en nuestro país se ve reflejado nítidamente en la zona noroccidental del lago de Managua, en el departamento de León, en donde se encuentran en explotación dos campos geotérmicos, como son el Momotombo y el San Jacinto Tizate, lo que para Martínez es una muestra de que donde se explore “ahí le pegás y encontrás vapor”.

En ese sentido señala que Nicaragua debería ser un país autosuficiente en energía y
con potencialidad de exportarla, pero también la geotermia amplía los horizontes porque la podés usar en la industria de frigoríficos, en la industria de las conservas, o sea tiene múltiples usos, ya no digamos en la parte turística y con costos más bajos.

Como un ejemplo señala que a Islandia están concurriendo empresas europeas a instalarse, alemanas fundamentalmente, por los bajos costos de energía para producir. En la geotermia el vapor es un recurso de la naturaleza que sale gratis, pero la inversión es lo que cuesta.